Distribución de especies de manglar

Mangle colorado en distintos sitios piloto

Recientemente se estableció colaboración entre la CONABIO y la Fundación Packard a través del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), quienes tienen el interés de generar insumos que favorezcan la conservación de las zonas de mangle y en específico de la especie mangle colorado (Rhizophora mangle), debido a que son sitios de anidación y reproducción de especies de interés pesquero.

Producto de esta colaboración, se desarrolló un proyecto piloto en Laguna de Agua Brava, Nayarit, que tuvo como objetivo evaluar el uso de imágenes de satélite de alta resolución espacial para diferenciar las especies de mangle, en específico R. mangle, en este sitio y elaborar cartografía que funcionara como línea base para el monitoreo espacial de esta especie, en el marco del monitoreo del manglar en la región Pacífico Norte.

Los resultados mostraron que las condiciones ambientales y distribución de la especie de interés en el sitio permiten diferenciarla de otras comunidades utilizando imágenes WorldView II de muy alta resolución espacial (1.6 m). Así mismo se mostró que, mediante el uso de compuestos temporales e índices de vegetación elaborados a partir imágenes Landsat 8 (30 m de resolución espacial), fue factible obtener información valiosa para la descripción la fenología de la especie.

Como una continuación de ese proyecto se desarrolló un análisis similar, con imágenes Landsat 8, en otros cinco sitios propuestos por la CONABIO en el noroeste de México (Bahía Magdalena en BCS, Estero Lobos en Sonora, Punta Colorada y Playa Colorada en Sinaloa y Marismas Nacionales en Nayarit). Para este estudio se decidió emplear también imágenes Sentinel-2.

Distribución de Rhizophora mangle
Mapas de cobertura terrestre obtenidos con el proceso de clasificación

A la izquierda / Resolución de 30 m a partir del compuesto de NDVI de Landsat-8 y a la derecha / 1.6 m a partir de imagen WorldView-2, ambas del año 2015.

Los resultados obtenidos no sólo permitieron establecer las zonas de distribución de R. mangle en los sitios piloto estudiados, también han permitido caracterizar su forma de desarrollo a lo largo de una estación de crecimiento (2016-2017) y entender algunas de sus diferencias con otras especies. También resultó importante la identificación de procesos de deterioro, pues abre la posibilidad a esquemas de monitoreo en el seguimiento de las perturbaciones y recuperación de este ecosistema.

Este ejercicio permitirá generar datos de este tipo para otras regiones del país.

Para mayor información consultar:

Actualizado en: 11/05/2021 - 13:31hrs.