Loading

Estado actual y resultados de la IPBES

La IPBES ha logrado avances importantes en la ejecución de su primer programa de trabajo (2014-2018).

A continuación, se presenta un resumen de los trabajos de la Plataforma:

  • 8 evaluaciones concluidas:

    • 2 evaluaciones aprobadas por la IPBES-4 (febrero 2016)

      • Polinizadores, polinización y producción de alimentos (Producto 3a)

      • Hipótesis y modelos de biodiversidad y servicios ecosistémicos (Producto 3c)

    • 5 evaluaciones aprobadas por la IPBES-6 (marzo 2018)

      • Degradación y restauración de la tierra (Producto 3bi)

      • 4 evaluaciones regionales/subregionales (Producto 2b)

          • África

          • América

          • Asia-Pacifico

          • Europa y Asia Central

    • 1 evaluación que inició en marzo de 2016 y fue aprobada por la IPBES-7 (mayo 2019)

      • Evaluación global de la diversidad biológica y los servicios de los ecosistemas (Producto 2c)

  • 2 evaluaciones en proceso

    • 1 evaluación que inició en noviembre de 2018 (finalizará a finales de 2021)

      • Evaluación sobre herramientas y metodologías sobre múltiples valores de la biodiversidad (Producto 3d)

    • 1 evaluación que inició en diciembre de 2018 (finalizará a finales de 2021)

      • Evaluación temática sobre uso sostenible de la biodiversidad (Producto 3biii)

  • 1 evaluación pendiente (que iniciará en 2019):


En el marco de la IPBES-6 en Medellín, el MEP y la Mesa invitaron a los países miembro, los observadores y las partes interesadas a presentar propuestas, sugerencias e insumos para empezar a desarrollar un primer borrador del segundo programa de trabajo que será puesto a consideración del Plenario en su séptima sesión plenaria (IPBES-7).

Productos de la IPBES

El trabajo de expertos en las diversas actividades del Programa de Trabajo de la Plataforma, han resultado en la aprobación por parte del Plenario de los siguientes productos:

  1. Informe y resumen para tomadores de decisiones de la evaluación temática de polinización, polinizadores y producción de alimentos.

  2. Informe y resumen para tomadores de decisiones de la evaluación metodológica de escenarios y modelos

  3. Informe y resumen para tomadores de decisiones de la evaluación de degradación y restauración de tierras

  4. Informe y resumen para tomadores de decisiones de las evaluaciones regionales (África, América, Asia-Pacifico, y Europa y Asia Central)

 

La Evaluación

La Evaluación Temática de Polinizadores, Polinización y Producción de Alimentos, fue la primer evaluación realizada y publicada por la IPBES, siendo también la primera de su tipo, basándose en el conocimiento disponible tanto en sismas de conocimiento científico, como en sistemas de conocimiento local e indígena.

En la evaluación de IPBES participó un grupo de 77 expertos de todo el mundo, mismo que compiló una gran cantidad de conocimiento en polinizadores, polinización y producción de alimentos para contribuir a la mejor toma de decisiones en el tema. La evaluación cita alrededor de 3,000 publicaciones científicas, incluida información relativa a prácticas indígenas y locales, de más de 60 localidades en el mundo.

El resumen para tomadores de decisiones (SPM, por sus siglas en inglés), fue aprobado por el Plenario en el marco de IPBES-4 en Kuala Lumpur, Malasia.

Objetivo
El objetivo de la evaluación fue evaluar la zoopolinización como un servicio regulador de los ecosistemas que sustenta la producción de alimentos en el contexto de su contribución a los beneficios que la naturaleza provee a las personas y a la buena calidad de vida. Con base en esto, la evaluación centró su atención en la función de los polinizadores autóctonos y gestionados, el estado y las tendencias de los polinizadores, las redes y servicios de polinización, los factores que impulsan el cambio, los efectos en el bienestar humano, la producción de alimentos en respuesta a la disminución y el déficit de polinización y la eficacia de las intervenciones realizadas para subsanarlos.

Conclusiones
Las conclusiones principales de esta evaluación, publicada en 2016 en el marco de la 4ª Sesión Plenaria de la IPBES después de 2 años de trabajo, destacan que un número creciente de especies de polinizadores a nivel mundial están siendo arrastrados a la extinción por diversas presiones, muchas de ellas antropogénicas, lo que representa una amenaza para la subsistencia de millones de familias y para cientos de millones de dólares en suministros alimentarios. Sin embargo, la evaluación también destaca diversas formas para salvaguardar de manera efectiva las poblaciones de polinizadores.

 

La Evaluación

La evaluación se centra en un análisis crítico del estado de la técnica y las mejores prácticas para el uso de escenarios y modelos en las evaluaciones, el diseño y la implementación de políticas relevantes para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas. Propone medios para abordar las brechas en los datos, el conocimiento, los métodos y las herramientas relacionadas con los escenarios y modelos.

Esta evaluación contó con la participación de 83 expertos y citó más de 3,000 artículos científicos y en dos rondas de revisión por partes, recibió 4,066 comentarios de 230 revisores independientes y su resumen para tomadores de decisiones (SPM, por sus siglas en inglés), fue aprobado por el Plenario en el marco de IPBES-4 en Kuala Lumpur, Malasia.

En el marco de IPBES-4, conforme a lo solicitado por el Plenario, el MEP respaldó el plan de trabajo del grupo de expertos de la evaluación, para llevar a cabo la fase 2 que contempla 2 actividades principales: 1) proporcionar asesoramiento experto a grupos de expertos relevantes de la Plataforma, en particular aquellos que realizan evaluaciones, sobre el uso de escenarios y modelos existentes para abordar las necesidades actuales de la Plataforma; y 2) catalizar el desarrollo de escenarios y modelos por parte de la comunidad científica más amplia para el futuro trabajo de la Plataforma.

Objetivo
La evaluación se emprendió con el objetivo de brindar asesoramiento especializado sobre el uso de esas metodologías en toda la labor de la Plataforma a fin de garantizar la pertinencia normativa de sus productos previstos, como se señala en el informe de análisis inicial aprobado por el Plenario.

La evaluación presenta un 'conjunto de herramientas' de mejores prácticas de los enfoques que pueden utilizarse para decidir sobre políticas y acciones de los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Las diferentes metodologías de valoración se evalúan de acuerdo con las diferentes visiones, enfoques y sistemas de conocimiento, así como su relevancia para las políticas, en función de la diversa conceptualización de los valores de la biodiversidad y los beneficios de la naturaleza para las personas, incluidos los servicios de aprovisionamiento, regulación y culturales.

Conclusiones
El informe de la Evaluación Metodológica de Escenarios y Modelos de la IPBES describe cómo éstos pueden ayudar a los tomadores de decisiones a evaluar los futuros impactos de las políticas y manejo de decisiones del presente. Algunos ejemplos proporcionados son el uso de escenarios y modelos para el manejo sustentable de pesquerías o una planeación del uso de la tierra que equilibre las necesidades de desarrollo y protección de la biodiversidad.

El SPM hace una serie de recomendaciones para la acción de los Estados miembro de la IPBES, las partes interesadas y la comunidad científica para implementar y alentar esas mejores prácticas con respecto al uso de escenarios y modelos, participar en el desarrollo de capacidades y movilizar el conocimiento indígena local.

 

La Evaluación

La Evaluación Temática sobre Degradación y Restauración de Tierras de la IPBES abarca el estado global y las tendencias de la degradación por región y tipo de cobertura terrestre; los efectos de la degradación en los valores de la biodiversidad, los servicios ecosistémicos y el bienestar humano; y el estado de conocimiento, por región y tipo de cobertura terrestre, del alcance y las opciones de restauración de ecosistemas. Asimismo, busca mejorar la base de conocimientos de políticas para abordar la degradación de la tierra, la desertificación y la restauración de la tierra degradada.

La evaluación se apoya en más de 3000 fuentes de conocimiento científico, gubernamental, indígena y local y brinda la mejor evidencia disponible para que los responsables de formulación de políticas tomen decisiones basadas en información real. Su informe fue exhaustivamente revisado por colegas y mejorado con más de 7300 comentarios que se recibieron de más de 200 examinadores externos. La elaboración del informe de evaluación llevó tres años y contó con la participación de más de 100 expertos destacados de 45 países.

En el marco de la IPBES-6 en Medellín, Colombia, el Plenario aprobó el resumen para tomadores de decisiones (SPM, por sus siglas en inglés) de esta evaluación, mismo que detallada los peligros de la degradación de tierras y sus costos, y contiene un catálogo de opciones correctivas.

Objetivo
El objetivo de esta evaluación es mejorar la base de conocimientos de políticas para abordar la degradación de la tierra, la desertificación y la restauración de la tierra degradada. Para ello, la evaluación cubre el estado global y las tendencias de la degradación de la tierra, por región y tipo de cobertura terrestre; el efecto de la degradación en los valores de la biodiversidad, los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano; y el estado del conocimiento, por región y tipo de cobertura terrestre, del alcance y las opciones de restauración de ecosistemas.

Conclusiones
Las conclusiones principales de la evaluación plantean lo siguiente:

  1. La degradación de la tierra es un fenómeno sistémico generalizado que tiene lugar en todas las partes del globo terrestre y puede adoptar numerosas formas. Combatir la degradación de la tierra y restaurar las tierras degradadas es una prioridad urgente para proteger la biodiversidad y los servicios ecosistémicos vitales para toda la vida en la Tierra y para asegurar el bienestar humano.

  2. A menos que se adopten medidas urgentes y concertadas, la degradación de la tierra seguirá agraviándose ante el crecimiento de la población, el consumo sin precedentes y una economía y un cambio climático cada vez más globalizados.

  3. Con el tiempo, la aplicación de medidas conocidas y comprobadas para combatir la degradación de la tierra, y, de ese modo, transformar la vida de millones de personas en todo el planeta, será cada vez más difícil y costosa. Es necesario un cambio radical en las medidas de manera urgente para prevenir una degradación irreversible de la tierra y agilizar la aplicación de las medidas de restauración.

Las evaluaciones

Conforme al Programa de Trabajo 2014-2018, la IPBES debe realizar evaluaciones periódicas y oportunas de los conocimientos sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos y sus interrelaciones a nivel regional y subregional. En enero de 2015, en el marco de IPBES-3, el Plenario aprobó el lanzamiento de cuatro evaluaciones regionales: África, América, Asia Pacífico y Europa y Asia Central, junto con un análisis inicial general común a todas estas evaluaciones regionales, el ámbito geográfico de cada una de las regiones propuestas, y especificidades regionales.

Conforme al análisis inicial general, las evaluaciones regionales evalúan el estado y las tendencias con respecto a la biodiversidad, las funciones de los ecosistemas y los servicios ecosistémicos y sus interrelaciones, el impacto de la biodiversidad, las funciones de los ecosistemas y los servicios ecosistémicos y las amenazas para ellos sobre la buena calidad de vida y la eficacia de respuestas, incluido el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y sus Metas de Aichi para la Diversidad Biológica, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las Estrategias y Planes de Acción Nacionales para la Diversidad Biológica. Las evaluaciones abordan la biodiversidad terrestre, de agua dulce, costera y marina, las funciones de los ecosistemas y los servicios ecosistémicos.

Las evaluaciones regionales son el resultado del trabajo de tres años de 550 destacados expertos de más de 100 países, abracando todo el planeta, salvo los polos y los océanos abiertos, y sus resúmenes para tomadores de decisiones (SPM, por sus siglas en inglés, fueron aprobados por el Plenario en el marco de la IPBES-6 en Medellín, Colombia:

  1. SPM África

  2. SPM América

  3. SPM Asia Pacífico

  4. SPM Europa y Asia Central

Objetivo
El objetivo general de las evaluaciones regionales es fortalecer la interfaz científico-normativa sobre biodiversidad, funciones de los ecosistemas y servicios de los ecosistemas a nivel regional y subregional.

Conclusiones
Las evaluaciones regionales muestran que la biodiversidad continúa en declive en todas las regiones del mundo y va reduciendo significativamente la capacidad de la naturaleza de contribuir al bienestar de las personas, y que esta alarmante tendencia pone en peligro las economías, los medios de vida, la seguridad alimentaria y la calidad de vida de las personas de todo el mundo.

En resumen, las evaluaciones muestran que en todas las regiones, con excepción de una serie de ejemplos positivos que ofrecen enseñanzas, la capacidad de la naturaleza y de la diversidad biológica para aportar contribuciones a las personas se está degradando, reduciendo y perdiendo debido a un número de presiones comunes: el estrés del hábitat; la sobreexplotación y el uso no sostenible de recursos naturales; la contaminación del aire, la tierra y el agua; números cada vez mayores de especies exóticas invasoras y el impacto que producen y el cambio climático, entre otras.

 

Principales conclusiones de la Evaluación regional para América

En América, la riqueza de la biodiversidad biológica contribuye ampliamente a la calidad de vida ayudando a reducir la pobreza, a la vez que fortalece las economías y los medios de subsistencia. El valor económico de las contribuciones de la naturaleza basadas en la tierra a la población de América es más de 24 billones de dólares por año – equivalente al PIB de la región, sin embargo, casi dos tercios – 65% – de estas contribuciones están disminuyendo, con una fuerte disminución del 21%. El cambio climático inducido por el hombre, que afecta la temperatura, las precipitaciones y la naturaleza de los eventos extremos, lleva cada vez más a la pérdida de la biodiversidad y a la disminución de las contribuciones de la naturaleza a las personas, empeorando el impacto de la degradación del hábitat, la contaminación, las especies invasoras y la sobreexplotación de los recursos naturales.

Según establece la evaluación, teniendo en cuenta un escenario habitual, el cambio climático será el factor de más rápido crecimiento que afectará negativamente la diversidad biológica para el año 2050 en América, tornándose comparable a las presiones impuestas por el cambio de uso de la tierra. Hoy, en promedio, las poblaciones de especies en un área son casi un 31% más pequeña de lo que eran al momento del asentamiento europeo. Con los efectos en aumento del cambio climático sumado a los demás factores se proyecta que esta pérdida alcanzará el 40% para el año 2050.

La evaluación destaca el hecho de que los pueblos indígenas y las comunidades locales han creado una diversidad de sistemas agroforestales y de policultivo, que ha aumentado la biodiversidad y ha moldeado paisajes. Sin embargo, la disociación de los estilos de vida del entorno local ha deteriorado, para muchos, su sentido de lugar, la lengua y el conocimiento local indígena. Más del 60% de las lenguas de América y las culturas asociadas a ellas están en dificultad o en peligro de extinción.

Tendencias / datos

  • 13%: parte porcentual de las Américas de la población humana mundial

  • 40%: parte porcentual de la capacidad de los ecosistemas mundiales de producir materiales basados en la naturaleza, consumidos por las personas, y de asimilar los subproductos de su consumo

  • 65%: la proporción de las contribuciones de la naturaleza a las personas, entre todas las unidades de análisis, en disminución (con una fuerte disminución del 21%)

  • >50%: parte porcentual de la población de las Américas con problema de seguridad del agua

  • 61%: lenguas y sus culturas asociadas en dificultad o en peligro de extinción

  • >95%: pastizales en praderas de hierbas altas de América del Norte transformada en paisajes dominados por el hombre desde antes del asentamiento de los europeos

  • 72% y 66% respectivamente: de bosques secos tropicales en Mesoamérica y el Caribe se han transformado en paisajes dominados por el hombre desde antes del asentamiento de los europeos

  • 88%: bosque tropical atlántico transformado en paisajes dominados por el hombre desde antes del asentamiento de los europeos

  • 17%: selva amazónica transformada en paisajes dominados por el hombre desde antes del asentamiento de los europeos

  • 50%: disminución del agua dulce renovable disponible por persona desde 1960

  • 200-300%: aumento de la huella ecológica de la humanidad en cada subregión de las Américas, desde 1960

  • 9,5% y 25%: áreas de bosques perdidos en Sudamérica y Mesoamérica respectivamente desde 1960

  • 0,4% y 43,4%: ganancias netas en zonas forestales en América del Norte y el Caribe respectivamente desde 1960

  • 1.5 millones: número aproximado de hectáreas de pastizales perdidas de las grandes llanuras desde 2014 a 2015

  • 2.5 millones: hectáreas de cultivos en la frontera agropecuaria al noreste de Brasil en 2013, de 1.2 millones de hectáreas en 2003, con un 74% de estas nuevas tierras de cultivos tomadas de El Cerrado (sabana tropical) en esa región

  • 15-60%: hábitat de las tierras zonas áridas de América del Norte perdido entre 2000 y 2009

  • >50%: humedales estadounidenses perdidos desde el asentamiento europeo

  • >50%: disminución de la cubierta coralina para 1970; solo quedó el 10% para 2003

Valor económico de las contribuciones de la naturaleza a las personas

  • $24.3 billones: valor estimado por año de las contribuciones terrestres de la naturaleza a las personas en las Américas (equivalente al producto interno bruto de la región)

  • $6.8; $5.3 y $3.6 billones por año: contribuciones de la naturaleza a las personas, valuadas como servicios de los ecosistemas en Brasil, Estados Unidos y Canadá respectivamente

  • >$500 millones: coste anual de gestión de impactos de los mejillones cebra, especie exótica invasora, en la infraestructura para energía, suministro de agua y transporte en los Grandes Lagos

Proyecciones

  • 20%: aumento previsto de la población regional (a 1200 millones) para 2050

  • +/-100%: crecimiento previsto de PIB en la región para 2050, intensificando muchos factores de pérdida de diversidad biológica si el escenario habitual continúa

  • 40%: pérdida prevista para 2050 de la diversidad biológica original de la región en un escenario habitual por el cambio climático (con pérdida del 35-36% prevista en virtud de las tres vías hacia un desarrollo sostenible")

 

La evaluación de América concluye que la continua pérdida de diversidad biológica podría poner en riesgo el logro de algunos de los ODS, como también de algunos de los objetivos, metas y aspiraciones internacionales relacionados con el clima.

A pesar de las graves preocupaciones de los expertos de IPBES, también hay mensajes de esperanza: existen opciones de políticas prometedoras que han demostrado funcionar para proteger y restaurar la diversidad biológica y las contribuciones de la naturaleza a las personas, en los lugares donde se aplicaron eficazmente. En América, la protección de áreas clave de biodiversidad aumentó un 17% entre 1970 y 2010; sin embargo, menos del 20% de las áreas clave de biodiversidad están protegidas y el alcance varía significativamente. El informe deja bien claro que las áreas protegidas y los proyectos de restauración son solo algunas de las posibles intervenciones –con una necesidad de centrarse en estrategias para que los paisajes dominados por el hombre brinden más apoyo a la biodiversidad y a las contribuciones de la naturaleza a las personas.

Señala también que la diversidad biológica y las contribuciones de la naturaleza a las personas están mejor protegidas cuando están integradas a una amplia gama de políticas económicas y sectoriales tales como el pago por servicios de los ecosistemas y la certificación ecológica. Entre otras opciones, se encuentran: combinaciones adecuadas de, por ejemplo, cambios de comportamiento, tecnologías mejoradas, investigación, niveles adecuados de financiación, mejores programas de educación y sensibilización. 

 

La Evaluación

La Evaluación Global fue elaborada, durante los últimos 3 años, por 145 expertos de 50 países, en colaboración con más de 350 expertos, con base en 15,000 fuentes científicas y gubernamentales. Estuvo liderada por  3 co-presidentes: Sandra Díaz (Argentina), Josef Settele (Alemania) y Eduardo Brondizio (Brasil), y contó con la participación de 7 expertos mexicanos como autores (Patricia Balvanera, quien coordinó el capítulo sobre las causas del cambio en la biodiversidad, Eduardo García Frapolli, Leticia Merino, Rodolfo Dirzo, Tuyeni Heita Mwampamba, Melanie Kolb y Julia Carabias), así como más de 35 expertos que contribuyeron con más de 580 aportaciones derivadas de talleres coordinados por la CONABIO en su calidad de Punto Focal Nacional. 

El informe integra un panorama general del planeta con respecto a las metas internacionales principales, incluyendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las Metas de Aichi y los Acuerdos de París sobre cambio climático. También examina las causas de cambio en la biodiversidad y los ecosistemas, sus implicaciones en la gente, opciones de política y los posibles caminos para las próximas décadas si las tendencias actuales continúan y en otros escenarios.

La versión en extenso cuenta con 1,800 cuartillas, para lo cual se utilizaron los informes de las evaluaciones previas de la IPBES, particularmente los informes más recientes sobre degradación y restauración de tierras y las evaluaciones regionales.

En el marco de la IPBES-7 en París, Francia, el Plenario aprobó el resumen para tomadores de decisiones (SPM, por sus siglas en inglés) de esta evaluación, mismo que detalla el estado, las tendencias (pasadas y futuras), los impulsores directos e indirectos de cambio, los valores y las opciones de respuesta en relación con la biodiversidad, los bienes y servicios ecosistémicos y las contribuciones de la naturaleza a las personas.

Objetivo
El objetivo de esta evaluación es mejorar la base de conocimientos de políticas para abordar la degradación de la tierra, la desertificación y la restauración de la tierra degradada. Para ello, la evaluación cubre el estado global y las tendencias de la degradación de la tierra, por región y tipo de cobertura terrestre; el efecto de la degradación en los valores de la biodiversidad, los servicios de los ecosistemas y el bienestar humano; y el estado del conocimiento, por región y tipo de cobertura terrestre, del alcance y las opciones de restauración de ecosistemas

Conclusiones
Entre las conclusiones principales de la evaluación destacan las siguientes:

  • Actualmente un millón de especies están en peligro de extinción, que tres cuartas partes de la superficie terrestre y 2 terceras partes de los océanos han sido profundamente impactadas por nuestras actividades, especialmente por 5 causas directas: 1) el cambio de uso de la tierra y el mar, 2) la sobrexplotación, 3) el cambio climático, 4) la contaminación y 5) las especies exóticas invasoras.

  • La producción de agrícola es uno de los promotores de cambio más fuertes, aunque su valor ha aumentado tres veces desde 1970, ha provocado la degradación del 23% de los suelos del planeta, reduciendo su productividad y amenazando la seguridad alimentaria. El 50% de la expansión agrícola entre 1980 y 2000 fue a costa de los bosques tropicales que albergan la mayor biodiversidad del planeta, destacando la expansión pecuaria en América Latina, y la de la palma de aceite en Asia, entre los impulsores más fuertes de estos cambios.

  • A nivel mundial están desapareciendo variedades y razas locales de plantas y animales domesticados, con grave riesgo para la seguridad alimentaria mundial ya que debilita la resiliencia de muchos sistemas agrícolas ante las amenazas como las plagas, los patógenos y el cambio climático

  • En los últimos 50 años, la cantidad de personas que habitan el planeta ha crecido al aumentado al doble, la economía global ha aumentado 4 veces, y el valor del comercio internacional 10 veces, de tal forma que al día de hoy extraemos más materiales de la naturaleza que nunca en la historia: hoy extraemos 60 miles de millones de toneladas de materiales de la naturaleza al año, lo que equivale a en peso a 100,000 barcos de carga.  

  • La cantidad de plástico que se desechan a los mares del planeta ha aumentado 10 veces en desde 1980, más de 300 toneladas de metales pesados, substancias tóxicas, desechos agrícolas e industriales, llegan cada año a los mares, causando al menos 400 zonas muertas, aquellas en las que no puede vivir organismo alguno, en las zonas costeras, cubriendo un área al menos del tamaño de gran Bretaña.

  • El mundo está cada día más interconectado, pero también es cada vez más inequitativo. Mientras que en los países desarrollados cada individuo consume 4 veces más materiales al año que aquellos que viven en los países menos desarrollados, hay todavía más de 800 millones de personas no cuentan con seguridad alimentaria. Los países en desarrollo basan su crecimiento económico en la exportación de productos agrícolas, pecuarios, pesqueros, forestales y mineros, mientras que la conservación de la biodiversidad aumenta más rápidamente en países desarrollados, y la contaminación, por ejemplo, del aire, es mayor en los países menos desarrollados.

  • No todos los habitantes del planeta tienen el mismo nivel de responsabilidad sobre estos cambios, ni tampoco sufren sus consecuencias de la misma manera. Algunos de los grupos más vulnerables a los cambios en la naturaleza son los grupos indígenas y las comunidades rurales locales, cuyos conocimientos y medios de vida estrechamente ligados a la naturaleza están cambiando rápidamente. Mientras tanto, unos cuantos actores controlan grandes capitales, incluso superando aquellos de muchos países, teniendo impactos enormes sobre actividades como la agricultura, las pesquerías o la minería. La degradación de la naturaleza, junto con estas inequidades, contribuyen a los más de 2,500 conflictos ambientales registrados en este momento en el planeta.

  • El reporte señala que, de seguir perpetuando los patrones actuales, no será posible cumplir con las Metas de Aichi sobre conservación de la biodiversidad para el 2020, ni la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sustentable para el 2030. Sin embargo, también enfatiza que no es demasiado tarde para revertir estas tendencias. El reporte sostiene que es indispensable una transformación profunda, una reorganización sistémica abarcando factores tecnológicos, económicos, y sociales, así como un cambio en nuestros valores, visiones y paradigmas.

  • Estas transformaciones profundas no serán sencillas y enfrentarán oposiciones fuertes de aquellos que se benefician del status quo, pero es necesario trascender esta oposición para mantener la vida en el planeta. Hay cinco líneas principales de acción para generar cambios transformadores para evitar el deterioro de la naturaleza: 1) eliminación de subsidios perversos; 2) cooperación intersectorial; 3) medidas preventivas; 4) adopción de decisiones en un contexto de resiliencia e incertidumbre, y 5) derecho ambiental y su aplicación.