Vacíos y omisiones en conservación

Las áreas protegidas, se han reconocido por la importancia que tienen para la conservación de la biodiversidad. Sin embargo, en México como en muchos otros países, las primeras áreas protegidas que se decretaron con base en criterios estéticos, recreativos y de oportunidad. Actualmente, considerando que uno de los principales objetivos de estas áreas es la protección de la biodiversidad, es necesario revisar su funcionamiento, conectividad y representatividad, ya que aunque la red de áreas protegidas ha crecido en los últimos años y han aumentado las capacidades de gestión de las mismas, la pérdida de la diversidad biológica continúa.

Con el objetivo de crear y mantener sistemas de áreas protegidas nacionales y regionales completos, eficazmente gestionados y ecológicamente representativos que contribuyan a la conservación de la biodiversidad, México como signatario del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) adoptó el Programa de Trabajo sobre Áreas Protegidas aprobado en la Séptima Conferencia de las Partes realizada en Kuala Lumpur en 2004. Se decidió realizar los análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad para los ambientes terrestres, marinos y acuáticos epicontinentales de todo el país, a diversas escalas, con el fin de orientar estrategias para la conservación, como el establecimiento de nuevas áreas protegidas y de otros instrumentos de conservación in situ. En el proceso, coordinado por la Conabio y la Conanp*, participaron más de 260 especialistas de diversas instituciones académicas y de investigación, organizaciones de la sociedad civil y dependencias gubernamentales de los tres niveles de gobierno.

* Institución que actualmente da seguimiento al Programa de Trabajo sobre Áreas Protegidas del CDB.

Terrestres

Ecorregiones

Las ecorregiones son unidades relativamente homogéneas en términos del paisaje y la biota y se han utilizado como unidades para orientar las acciones de conservación y para identificar áreas prioritarias con base en rasgos relacionados con la biodiversidad, de acuerdo con el estado de conservación y el grado de protección que han alcanzado. Los análisis ecorregionales permiten mostrar deficiencias importantes en la representación de ecosistemas en las redes de áreas protegidas y brindan una primera aproximación necesaria para tener un marco de referencia para fortalecer las acciones de conservación en México.

Clasificación ecorregional

Para Norteamérica existe una clasificación ecorregional (Ecorregiones terrestres de Norteamérica) común de los ambientes terrestres (niveles I a III, anidados), resultado del proyecto coordinado por la Comisión de Cooperación Ambiental de América del Norte (CCA) que involucra las dependencias ambientales de los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá, elaborado por equipos de expertos. Los criterios de diagnóstico para las unidades de la cartografía se basaron en componentes del ecosistema que se consideran perdurables y relativamente estables como suelos, formas del terreno y tipos de vegetación, entre otros.

Para México INEGI, CONABIO e INE, publicaron un mapa de ecorregiones basado en un proceso participativo para la actualización y la deliminatación de las ecorregiones de nivel IV, la escala más detallada (1:1 000 000). En total se delimitaron 99 ecorregiones, tres en islas y 96 en la parte continental.

Vacíos y omisiones en conservación de las ecorregiones

Existen cuatro ecorregiones, cuya extensión suma cerca de 0.22% del territorio nacional, que no están representadas en la red de áreas protegidas; mientras que 56 ecorregiones, que cubren 67.43% del territorio nacional, son omisiones de conservación (i.e. por debajo del umbral de 12%) con diferentes niveles de subrepresentación que varían de 0.005 a 10.10 por ciento. De éstas, 16 representan omisiones de muy alta prioridad (<1% de su superficie protegida), 14 son de alta prioridad (>1% a <3%), 15 son de prioridad media (>3% a <5.5%), ocho de baja prioridad (>5.5 a <8%) y tres de muy baja prioridad (>8 a <11%).

Sitios prioritarios

En las últimas décadas, la planeación sistemática surgió como una de las ramas de la biología de la conservación para brindar una guía clara y completa en el proceso de creación de sistemas representativos de áreas para la conservación. El uso de este enfoque en los análisis de vacíos y omisiones de conservación de la biodiversidad terrestre y acuática epicontinental permitió integrar diversos criterios biológicos e incorporar información acerca de las principales amenazas.

Los sitios terrestres prioritarios para la conservación detectados en el análisis de optimización cubren 594 894 km2 (30.36% de la superficie), 12.9% de esta superficie se localiza en algún área protegida (que equivale a 3.9 % de la superficie continental del país).

Las prioridades de conservación para los diversos ecosistemas y grupos de especies deben utilizarse para optimizar los recursos dedicados a las acciones de conservación; es imperativo mantener los hábitats conservados, restaurar los que requieren acciones más urgentes y albergan elementos únicos de la diversidad biológica, fortalecer las áreas protegidas, ampliar el abanico de instrumentos que contribuyen a la conservación y promover y apoyar a quienes han innovado en el manejo sostenible de los recursos. Diversos actores deben sumarse a de manera coordinada a la magna tarea de conservar y usar sustentablemente el patrimonio natural de México.



portada de documento

Prioridades para la conservación y restauración de la biodiversidad de México | resilencia, refugios y conectividad

español | english

Sitios de atención prioritaria y sitios prioritarios para la restauración

Con el fin de brindar una guía espacialmente explícita que permita orientar los esfuerzos de conservación y restauración ambiental en México, identificamos los sitios de atención prioritaria (SAP) y los sitios prioritarios de restauración (SPR). Estos estudios nacionales integran los resultados de los análisis de vacíos y omisiones para la conservación de la biodiversidad terrestre, acuática epicontinental y costera, que a su vez incluyen más de 3,500 coberturas de datos biológicos, como especies (vertebrados terrestres y plantas) y tipos de vegetación. Los análisis se basaron en los conceptos y herramientas de la planeación sistemática de la conservación que representa un marco de trabajo transparente, robusto y repetible.
Los SAP y SPR se diseñaron partir de modelos espaciales multicriterio, que integraron insumos y criterios consensuados en talleres expertos. El modelo de los SAP consideró 15 variables, agrupadas en cuatro componentes: áreas para la conservación, estado de conservación, cercanía a áreas protegidas y riesgo de deforestación. Por su parte, los SPR integraron 10 variables, agrupadas en dos componentes: importancia biológica y factibilidad de restauración. En cada análisis, las variables se estandarizaron, se les asignaron pesos de importancia relativa y se integraron a 1 km2 de resolución. El mapa final de los SAP cubre aproximadamente 30% de la superficie continental de México, mientras que los SPR representan 15%, considerando las capacidades y los recursos en materia de conservación y restauración del país. Los resultados de estos análisis son complementarios y permitieron identificar sitios de alto valor para proteger y recuperar la biodiversidad, respectivamente.

 

Publicación

portada de documento

Planeación para la Conservación de la Biodiversidad Terrestre en México: retos de un páis megadiverso

portada de documento

Análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad terrestre de México: espacios y especies

Cartel

portada de documento

Vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad terrestre de México: espacios y especies

Descarga de archivos

portada de documento

Sitios prioritarios terrestres para la conservación de la Biodiversidad

Datos en: ESRI Shapefile(SHP), ESRI Shapefile(SHP), KML, WMS, Geoportal CONABIO Imagen: JPG

Marinos

Un componente esencial de la biodiversidad de México, que usualmente no ha sido mencionado de manera tan explícita como la diversidad terrestre, es la que habita en los ambientes marinos y costeros. El hecho de que México se encuentre rodeado por cuatro mares principales: Pacífico, Golfo de California, Golfo de México y Caribe, le confiere elevados niveles de riqueza de especies, diversidad y endemismos comparables con los de la biota continental, así como de recursos marinos.

La biodiversidad marina de México se encuentra amenazada por diversas actividades humanas. Los principales factores que la afectan negativamente son la contaminación y las actividades pesqueras sin criterios ecológicos que permitan su sustentabilidad. Mientras aumenta la demanda por recursos turísticos y alimenticios, entre otros, la presión sobre las costas y mares mexicanos se incrementa, por lo que resulta fundamental priorizar las zonas de mayor importancia para su conservación.

Si bien la principal estrategia para la conservación en México ha sido el establecimiento de áreas protegidas , los ecosistemas marinos se encuentran subrepresentados y el sesgo es más evidente cuando se considera toda la zona económica exclusiva (ZEE), ya que sólo 1.38% de los ambientes oceánicos está protegida bajo algún decreto de área protegida. Resulta fundamental que la expansión de los sistemas de áreas protegidas se haga de una forma estratégica, en aquellos sitios con mayor diversidad que enfrentan las mayores amenazas.

En el proceso realizado para los ambientes marinos se identificaron 105 sitios prioritarios (costas, océanos y elementos insulares) para la conservación utilizando cartografía temática digital, bases de datos de ejemplares georreferenciados de especies de flora y fauna y otros elementos de la biodiversidad marina. Alrededor de 18% de la superficie de los sitios prioritarios está decretada como área protegida; 78 se encuentran representados en menos del 20% de su superficie en el sistema de AP.

Por primera vez se identificaron y documentaron 29 sitios de mar profundo que prácticamente no contaban con decretos de protección hasta el 2010 cuando fueron decretadas dos AP que cubren en su totalidad los sitios prioritarios marinos Ventilas hidrotermales de la Cuenca de Guaymas y La Dorsal del Pacífico Oriental.

El análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad marina representa un marco de referencia para la toma de decisiones e identificación de prioridades relacionadas con los ecosistemas marinos para el conocimiento, conservación y manejo sustentable de los recursos marinos.

Publicación

portada de documento

Análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad marina de México: océanos, costas e islas

Cartel

portada de documento

Vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad marina de México: océanos, costas e islas

Descarga de archivos

portada de documento

Sitios prioritarios marinos para la conservación de la Biodiversidad

Acuáticos continentales

La ubicación geográfica y la accidentada topografía del país, entre otros factores, favorecieron el desarrollo de una gran variedad de ecosistemas, entre ellos los acuáticos, con una biota diversa que destaca por estar compuesta de numerosas especies endémicas. Conjuntamente, los servicios que proveen los ecosistemas acuáticos funcionales son múltiples, incluyendo el control de inundaciones, almacenamiento de agua, control de plagas, retención del suelo, control y estabilización de microclimas, provisión de alimentos, purificación de desechos, provisión de servicios estéticos y recreativos, entre muchos otros.

No obstante, los ecosistemas acuáticos, son también los primeros en recibir los desechos e impactos de las diferentes actividades antropogénicas, entre los factores que contribuyen a la destrucción y modificación de estos sistemas se puede mencionar el cambio de uso del suelo, la sobreexplotación del recurso hídrico, la contaminación de cuerpos de agua, la alteración de los flujos de agua por presas, bordos y canales, y la introducción accidental o deliberada de especies exóticas que causan severos impactos a los ecosistemas y desplazan a las especies nativas. La pérdida de la biodiversidad acuática epicontinental y de los recursos hídricos tiene como consecuencia la pérdida de servicios ambientales de suma importancia para el bienestar humano.

Bajo esta perspectiva, una de las estrategias para el mantenimiento de estos ecosistemas es la conservación y manejo sustentable de áreas vinculadas por los procesos clave del ciclo del agua. Es en este sentido que la identificación de sitios prioritarios para la conservación de los ecosistemas acuáticos epicontinentales resulta ser una herramienta valiosa y útil para dirigir los esfuerzos de conservación, rehabilitación y manejo sustentable.

La identificación de los sitios prioritarios acuáticos epicontinentales se hizo en siete grandes regiones hidrográficas para asignar valores a las diferencias ecológicas pronunciadas entre las regiones semiáridas y húmedas de México, así como para poder reconocer las particularidades de los impactos humanos que representan las mayores amenazas a la biodiversidad. Se llevaron a cabo dos talleres de expertos para

Publicación y cartel

portada de documento

Vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad acuática epicontinental de México, ríos, cuerpos de agua y humedales

consensuar criterios y compilar insumos para el análisis, así como para evaluar los resultados finales; asimismo el proceso de discusión y validación fue interactivo y continuo mediante un foro de discusión electrónico que contó con la participación de más de 40 expertos.

El resultado es un conjunto de sitios prioritarios para la conservación acotados a los ambientes acuáticos epicontinentales que abarcan 598 875 km2 (28.8% de la superficie del país), de los cuales 15.8% están representados en las áreas protegidas y 21.7% son sitios de extrema prioridad.

Primates

En México habitan tres especies de primates no humanos, el mono aullador negro (Alouatta pigra), el mono aullador de manto o mono aullador pardo (Alouatta palliata mexicana) y el mono araña (representado por dos subespecies Ateles geoffroyi vellerosus y A. geoffroyi yucatanensis). Estos primates alcanzan su distribución más norteña en el continente americano en las selvas tropicales húmedas del sureste del país.

Sus hábitos arborícolas y su alimentación basada principalmente en hojas y frutos las hacen muy vulnerables a la destrucción, fragmentación y degradación del hábitat, que ha sido muy extensa en las selvas tropicales de México (se ha perdido y degradado cerca de 77% de la cobertura original). Además, son afectados por la caza furtiva y el comercio ilegal.

Dado el grado de amenaza que enfrentan las poblaciones de primates en México, así como por el importante papel que desempeñan en la regeneración de los ecosistemas tropicales, los primates se han considerado como especies prioritarias para dirigir las acciones de conservación. Es decir, son consideradas especies “sombrilla”, para que las acciones planteadas permitan, no sólo la recuperación de los primates mexicanos, sino también de los ecosistemas de los cuales son parte y de las especies que conviven con ellas.

La identificación de sitios prioritarios para su conservación representa un primer paso necesario para orientar de manera más efectiva las acciones para su protección, y es una herramienta de gran valor para la continuidad del Programa de Acción para la Conservación de las Especies (PACE). Los análisis fueron coordinados por la Conabio, la Asociación Mexicana de Primatología, A.C. y la Conanp. La participación de numerosos especialistas en el estudio de primates en México fue fundamental para definir la distribución potencial de los primates y determinar los criterios para el diseño de áreas prioritarias en tres regiones (Península de Yucatán; Veracruz y Tabasco; y Guerrero, Oaxaca y Chiapas).

Los sitios prioritarios para la conservación de los primates mexicanos ocupan en total una superficie de 71,808 km2 (15.4 % del área de ocho estados del sureste mexicano), que coincide en 33.7% con las áreas protegidas y entre 32.6 y 80% con los sitios prioritarios terrestres según la región de estudio.

Publicación

portada de documento

Prioridades para la conservación de los primates en México

portada de documento

Mapa de los sitios prioritarios para la conservación de los primates mexicanos

Actualizado en: 12/08/2020 - 03:37hrs.