English | Español


Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Loading

Inicio - Especies - Especies Invasoras - Rutas de introducción


Transporte Comercio Actividades humanas Fenómenos naturales Desconocidas
 

Una de las estrategias más comunes para prevenir la introducción de organismos invasores es enfocarse a detener la entrada de especies que ya han sido identificadas como invasoras en otras regiones. Sin embargo, un método integral es la identificación de las principales rutas de introducción o vías de entrada, reconocer los diferentes riesgos asociados con las mismas y establecer sistemas de monitoreo de acuerdo con cada ruta de introducción (Wittenberg y Cock 2001).

Se entiende por ruta de introducción como el camino y dirección particular que permite el avance de un organismo, sin importar el modo de dispersión a lo largo de la misma (Mack 2003). Los mecanismos de entrada son los medios, propósitos, actividades o productos a través de los cuales una especie exótica puede ser transportada a un nuevo entorno, ya sea de manera intencional o accidental (Koike et al. 2006).

Las rutas de introducción naturales incluyen vientos, corrientes y fenómenos meteorológicos extremos. Las rutas de introducción artificiales son aquellas que resultan de las actividades humanas. Éstas se pueden dividir típicamente en dos tipos: rutas intencionales (cuando resultan de liberaciones intencionales de organismos o propágulos) o rutas no intencionales que transportan especies de manera indirecta (por ejemplo, aguas de lastre, tierra para jardinería o viveros, importación de alimentos, turismo) (ANSTF y NISC 2007).


Rutas de invasión relacionadas con el transporte

Los procesos relacionados con el transporte de personas y bienes son una fuente importante de movimiento de organismos en el mundo. Los medios de transporte actuales permiten un intercambio de productos y personas cada vez más rápido y frecuente entre regiones geográficamente lejanas. Esto facilita la sobrevivencia de organismos o propágulos que son transportados de manera accidental o intencional a través de estas vías.

Las rutas de introducción catalogadas en este rubro incluyen los medios de transporte en sí (aviones, barcos, trenes, automóviles, etc.), el equipo y vehículos militares (que son transportados más rápido que los privados debido a la urgencia causada por conflictos bélicos u operaciones de rescate), los productos utilizados para el embalaje y envíos (contenedores, cajas, materiales de empaque, tierra y arena), las compañías de correo, comercio más frecuente debido a facilidades u oportunidades por el acceso a internet o envíos rápidos, la industria de viajes y empresas que proveen servicios al turismo (recreacional o de traslado permanente) y a sus diferentes partes, los viajeros, el equipaje o los alimentos consumidos durante los viajes. También engloba a animales y plantas transportados por motivos recreacionales (eventos deportivos, competencias, espectáculos, etc.) (ANSTF y NISC 2007).


Rutas de invasión relacionadas con el comercio

El comercio de organismos vivos y sus productos son una fuente importante de introducción de especies exóticas. Debido a la disponibilidad de productos de otras regiones, los consumidores tienen la facilidad de poder adquirir productos y utilizar ingredientes o productos provenientes de otras partes del mundo. Entre estos encontramos a productos animales o vegetales para consumo humano como mariscos y peces vivos, frutas y verduras u otros productos frescos, así como productos o subproductos procesados de manera parcial o total (congelados, pieles, trofeos, paja, canastos, etc.). También incluye la demanda de plantas acuáticas y terrestres para agricultura, jardinería, horticultura o investigación, que presentan un riesgo en sí mismas además de sus semillas y propágulos (bulbos, raíces, tubérculos, ramas, etc.), los medios de crecimiento (tierra, terrones, césped, turbas, arenas) y los fertilizantes o materiales asociados a las mismas. Adicionalmente, se importan los organismos vivos como parte del comercio relacionado con diferentes aspectos o actividades como el acuarismo, acuicultura, carnada viva, mascotas, peletería, cinegéticas, pesca deportiva, carreras de animales, zoológicos, circos, criaderos e investigación.

Estos son sólo algunos ejemplos de rutas de introducción que presentan riesgo de traer especies exóticas que pueden volverse invasoras. Para cada una de ellas no sólo hay que tomar en cuenta el riesgo que presenta el organismo en sí, sino que deben agregarse los posibles oportunistas que se transportan asociados al ejemplar, su alimento, agua, medio de crecimiento, medio de transporte o material de anidación para dispersarse a su vez (por ejemplo: parásitos, enfermedades, hongos, insectos, etc.) (ANSTF y NISC 2007).


Rutas de invasión relacionadas con otras actividades humanas

Existen otros tipos de actividades humanas que tienen un impacto severo en la dispersión y establecimiento de especies invasoras. Existe evidencia de que los ambientes más perturbados o más homogenizados son más susceptibles de ser invadidos por especies exóticas (Rahel 2002), por lo que actividades que ocasionan perturbación a los ecosistemas como la deforestación, apertura de carreteras, minería, cambio de uso de suelo, control biológico (en relación a agentes de control biológico que se vuelven invasores tras su introducción), la unión de cuerpos de agua previamente aislados, apertura de canales, vertederos etc. facilitan no sólo el movimiento de especies a zonas nuevas sino que proveen condiciones para su establecimiento.

Es muy probable que el cambio climático incremente la pérdida de especies nativas en algunos ecosistemas, sobre todo de aquellas con áreas de distribución y rangos climáticos restringidos, tasas de dispersión lentas y pequeñas poblaciones (Fraser 2004). Este cambio podría facilitar la dispersión de especies con características invasoras (facilidad de dispersión, adaptabilidad, etc.) hacia sitios a los que no habían podido llegar hasta ahora debido a restricciones climatológicas.


Rutas de invasión relacionadas con fenómenos naturales

Los eventos climáticos extremos como huracanes o inundaciones son capaces de trasladar organismos o propágulos a través de grandes distancias, como se considera que fue el caso de la palomilla del nopal, cuyos ejemplares fueron transportados por los fuertes vientos del huracán Wilma desde las islas del Caribe hasta Isla Mujeres y Cancún, en la península de Yucatán.

Estos fenómenos meteorológicos, así como los medios naturales de dispersión de las especies, están fuera del control del hombre; sin embargo, deben de considerarse como una ruta de introducción importante y se deben de tomar medidas adecuadas de prevención y monitoreo después de registrar su presencia.


Rutas desconocidas

No todas las invasiones biológicas presentan señales claras que permitan determinar su ruta de introducción, lo que obstaculiza la puesta en marcha de las medidas necesarias para evitar que continúen entrando. Algunas especies exóticas pueden estar presentes en un lugar determinado, sin causar daños, durante largos periodos y por lo tanto pasar desapercibidas. Un ejemplo son algunas especies de árboles o arbustos introducidos en un ecosistema nuevo, que carecen de medios para reproducirse (polinizador específico). Estas especies sobreviven y no presentan comportamientos invasivos hasta la llegada, varios años después, del polinizador adecuado, introducido de manera accidental o intencional. En estos casos, debido al lapso de tiempo que puede transcurrir entre estos dos eventos, es imposible trazar los pasos que trajeron a la especie original al nuevo hábitat (Simberloff 2010).

ANSTF y NISC. 2007. Training and implementation guide for pathway definition, risk analysis and risk prioritization. . ANSTF & NISC , pp. 59.

Fraser, J. 2004. Climate change impacts on biological systems. En: Proceedings of the Species at risk 2004 Pathways to Recovery Conference. T.D. Hooper, T.D. , B.C. Victoria (eds.). Species at risk 2004 Pathways to Recovery Organizing Committee.

Koike, F., Clout, M. N., Kawamichi, M., DePoorter, M. y Iwatsuki, K. 2006. Assessment and control of biological invasion risks, . : Shoukadoh Book Sellers y la IUCN. Kyoto, Japan y Gland Switzerland.

Mack, R. N. 2003. Global plant dispersal, naturalization and invasion: pathways, modes and circumstances. En: G.M. Ruiz, G. M. y J.T, Carlton (eds.).Invasive species. Vectors and management strategies ). Island press, Washington .

Rahel, F.J. 2002. Homogenisation of freshwater faunas. Annual review of ecology and systematics, 33: 291.

Simberloff, D. 2010. Invasive species. En: N.S. Sodhi y P.R. Ehrlich (eds.) . Conservation Biology for all. Oxford University Press, Oxford, pp. 131-148.

Wittenberg, R. y M. J. W. Cock. 2001. Invasive Alien Species. How to address one of the greatest threats to biodiversity: A toolkit of best prevention and management practices. CAB International. Wallingford, Oxon, UK, pp. 215.

 

 



 

 


Rutas de invasión relacionadas con transporte


 

 

 

 


Rutas de invasión relacionadas con el comercio


 

 

 

 


Rutas de invasión relacionadas con
otras actividades humanas


 

 

 

 


Rutas de invasión relacionadas con
fenómenos naturales


 

 

 

 


Rutas de invasión desconocidas

 
Liga Periférico - Insurgentes Sur, Núm. 4903, Col. Parques del Pedregal, Delegación Tlalpan, 14010
México, D.F. | Tel. 5004.5000 | Comentarios y sugerencias | Créditos