Medicina Tradicional

En todo el mundo millones de seres humanos recurren a la medicina tradicional, fundamentalmente porque es el pilar principal para contar con la atención a la salud o para complementarla. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la medicina tradicional tiene una larga historia y constituye la suma de conocimientos, capacidades y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias de diferentes culturas, sean explicables o no, utilizadas para mantener la salud y prevenir, diagnosticar, mejorar o tratar enfermedades físicas, mentales o de cosmovisión1,2.

En México las expresiones empleadas para designar a la medicina tradicional son abundantes, por ejemplo, se usan términos como medicina tradicional indígena, medicina popular, medicina paralela, medicina indígena, medicina natural, medicina herbolaria o etnomedicina, para referirse a ella, entre otros. La medicina tradicional mexicana es un mosaico de piezas procedentes de culturas diferentes que han determinado históricamente el desarrollo de la cultura nacional3,4. En sus aspectos médicos esas culturas, o partes de ellas, forman un rompecabezas con elementos muchas veces contradictorios entre sí, lo que dificulta encontrar un marco único, generalizador y orgánico para su interpretación. La cultura del México actual proviene del sincretismo que se produjo entre las culturas antiguas, española y africana, fusionadas desde fines del siglo XVI. El proceso de aculturación no se ha detenido y continúa en la medida en que sobreviven tres medicinas-tres culturas-interaccionando entre sí. A lo largo de los siglos se ha generado en México una medicina popular híbrida donde pueden encontrarse recursos, prácticas o nosologías provenientes de distintos episodios de una interculturación forzada”3,4.

A nivel nacional la tradición medicinal se ve reflejada en terapeutas especializados, por ejemplo, parteras, hierberos, hueseros, curanderos, como en las formas de curación o tratamiento, sanaciones o rituales por mencionar algunos están los masajes, sobadas, infusiones, cataplasmas, baños, barridas, limpias, así como en las plantas o animales y finalmente en elementos minerales o símbolos religiosos. En cada región de nuestro país los anteriores componentes de la medicina tradicional confluyen para diagnosticar, curar o mantener la salud física, emocional o espiritual, ya sea de forma individual, colectiva o comunitaria, tomando en cuenta que la enfermedad generalmente es el resultado de las relaciones que los seres humanos establecen entre sí y con su entorno, el mundo de la naturaleza y el mundo de las divinidades5,6,7,8,9,10.

Es importante destacar que la medicina tradicional es una opción que sigue practicándose en muchas comunidades indígenas del país. Por ello, su protección, conservación, revitalización y reconocimiento resultan relevantes, así como también el conocimiento y el uso sustentable de la riqueza biológica usada11,12.

Plantas medicinales

Animales medicinales

Hongos medicinales
Referencias
  1. Organización Mundial de la Salud (OMS). 2013. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2013. Organización Mundial de la Salud (OMS). Consultada 06/03/2020, en : https://apps.who.int/medicinedocs/documents/s21201es/s21201es.pdf
  2. Jiménez, S.Á.A. 2017. Medicina tradicional. Boletín CONAMED-OPS. 13: 31-34.
  3. Zolla, C. 2005. La medicina tradicional indígena en el México actual. Arqueología mexicana. 74: 62-65.
  4. Lozoya, X., y C. Zolla. 1984. Medicina tradicional en México. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 96(4): 360-364.
  5. Lagarriga, A.. 2000. Medicina tradicional en México: conceptos, actitudes y valores de sus seguidores. En: Caloca, J. V. Medicina tradicional en México. Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). México. pp. 7-53.
  6. Fagetti, A. 2003. Reflexiones en torno a la medicina tradicional. En: Pueblos Indígenas de México: desarrollo y perspectivas. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) México. pp. 1-14.
  7. Fagetti, A. 2004. Síndromes de filiación cultural. Conocimiento y práctica de los médicos tradicionales en cinco hospitales integrales con medicina tradicional del estado de Puebla. Secretaría de Salud del estado de Puebla, Gobierno del estado de Puebla. México. 168 pp.
  8. Ramos-Elorduy, B.J. 2004. La etnoentomología en la alimentación, la medicina y el reciclaje. En: Llorente-Bousquets, J.E., J.J. Morrone, O.O, Yáñez, y F.I. Vargas. Biodiversidad, taxonomía y biogeografía de artrópodos de México: hacia una síntesis de su conocimiento. Volumen IV. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). México. pp. 329-413.
  9. Fagetti, A. 2005. La medicina tradicional a través de la práctica de sus terapeutas. En: Memorias del II Encuentro Participación de la Mujer en la Ciencia. León, Guanajuato, México. 6 pp.
  10. Secretaría de Salud (SSA). 2013. Guía de Implantación. Fortalecimiento de los Servicios de Salud con Medicina Tradicional. Secretaría de Salud (SSA). México. 58 pp.
  11. Serrano-González, R., F. Guerrero-Martínez, y R. Serrano-Velázquez. 2011. Animales medicinales y agoreros entre tzotziles y tojolabales. Estudios Mesoamericanos, Nueva época. 11: 29-42.
  12. Bautista-González, J.A. 2013. Conocimiento tradicional de hongos medicinales en seis localidades diferentes del país. Tesis de licenciatura, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 158 pp.

Actualizado en: 29/07/2020 - 16:03hrs.