Biodiversidad Mexicana
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Recursos y servicios| Difusión | Niños | Mapa del sitio |
Loading
¿Qué es el CBMM?
Conectividad y conservación
Ordenamiento del territorio
 
 
Corredor
Inicio - Corredor - Conocimiento y uso - CBMM - Aprovechamiento sustentable




La ganadería no estabulada constituye una gran presión sobre
los remanentes de selva. En la imagen, Frontera Corozal, Selva Lacandona.

La ganadería bovina extensiva es la principal causa de destrucción de la cubierta vegetal en los estados del sureste de nuestro país. En el trópico, la superficie requerida para engordar tan sólo una vaca puede llegar a dos hectáreas.


La ganadería extensiva ha tenido una gran difusión debido a la baja inversión que requiere: se talan unas hectáreas de selva, se instala una cerca simple de alambre de púas, se ofrece agua, sal y algo de cuidados sanitarios a los animales y… a esperar que los animales engorden. Este sistema tan ineficiente permitió que en las últimas décadas del siglo pasado se amasaran verdaderas fortunas, mientras el país perdía, según diferentes estimaciones, entre 600 mil y un millón de hectáreas al año.

En el sureste, en áreas de corredores, la pérdida de cubierta vegetal no es encabezada ya por grandes ganaderos. El cambio de uso de suelo es realizado por ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios. Hay zonas en las que el fenómeno alcanza tintes dramáticos, como en la región de Marqués de Comillas, en la que en 20 años se ha perdido alrededor de la mitad de la cubierta vegetal.

Pero existen otras formas de ganadería
"…Una cabeza de ganado en una hectárea (…) eso no es ser ganadero…" argumenta uno de los ejidatarios de la comunidad de Galicia, a las orillas del Río Lacantún. Hay otras formas de producir cabezas de ganado que tienen menos impacto en el ambiente. Están los métodos intensivos de cría y engorda, pero son más caros que los de libre pastoreo. En los corredores se promueven los sistemas de manejo a pequeña escala, en los que en una sola hectárea se mantienen varias reses con ayuda de forrajes externos al potrero. También se trabaja en la promoción de sistemas agrosilvopastoriles. Como su nombre lo indica, bajo estos sistemas se combina el pastoreo con la producción agrícola y el aprovechamiento de maderables. Una de las fórmulas utilizadas es la multiplicación del modelo de escuelas de campo para extender esta forma integral de manejo de un ecosistema.

En nuestro país la producción de carne proveniente de ganado bovino es hasta ahora el peor enemigo de la biodiversidad. Es de fundamental importancia desarrollar y extender modelos productivos que estimulen a los pequeños productores a frenar el crecimiento de predios ahora ya desmontados para la introducción de cabezas, a costa de la cubierta vegetal que aún nos queda. Hay que integrar la ganadería con la conservación.
     
 
m_img
m_img
m_img
País
Planeta
 
Comentarios
Créditos