Biodiversidad Mexicana
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Recursos y servicios| Difusión | Niños | Mapa del sitio |
Loading
¿Qué es el CBMM?
Conectividad y conservación
Ordenamiento del territorio
 
 
Corredor
Inicio - Corredor - Conocimiento y uso - CBMM - Aprovechamiento sustentable




El tema de la agricultura es de importancia para la conservación de la biodiversidad en corredores por diversos motivos: sostener la productividad de las tierras disminuyendo la dependencia de agroquímicos y de energía fósil en general, con lo que se evita la contaminación de los ecosistemas y el empobrecimiento de suelos; incrementar el ingreso de las comunidades rurales en los terrenos ya abiertos a la agricultura y contribuir con ello a disminuir la presión sobre los remanentes de bosques y selvas; rescatar y/o desarrollar formas de producción tradicional que son ejemplo de un buen manejo de los recursos y garantizar la diversidad genética en el desarrollo de los cultivos.
Oferta de granos en el mercado de San Cristobal
de las Casas, una muestra de biodiversidad.

Diversos actores al interior de los corredores orientan sus empeños alrededor de una gama de alternativas y modelos de producción, aún en muchos casos en pequeñas escalas, como construir modelos integrales, diseñar y desarrollar parcelas demostrativas y a través de otras experiencias piloto.

Gama de alternativas
Grupos de campesinos y otros actores sociales e institucionales que ofrecen sus servicios en áreas de corredores, a veces en el marco de esfuerzos integrales de ordenamientos para el uso del suelo, intentan capitalizar las unidades de producción a través de proyectos para elevar su eficiencia bajo principios de sustentabilidad, mejorando su organización y facilitando el acceso a mercados.

Se desarrollan proyectos para el impulso de cultivos comerciales con bajos niveles de insumos, se impulsa la sedentarización de la milpa (para con ello evitar la rosa tumba y quema, sistema que en las condiciones actuales de presión sobre los recursos resulta particularmente nocivo para la conservación de la biodiversidad) y se impulsan experiencias para la producción y siembra de semillas de abonos verdes (frijol nescafé), labranza cero, de cultivos comerciales con bajo nivel de insumos, enriquecimiento de acahuales, diversificación productiva con frutales, fertilización bajo principios orgánicos y manejo integrado de plagas.

Se ha trabajado, entre otros cultivos, con chile, maíz, frijol, cebolla, chayote, jitomate, plátano, sandía y se ensaya la producción de flor bajo métodos orgánicos. El cultivo del cacao, la pimienta y el chicle representan alternativas de producción para los habitantes de algunos de los corredores en las que el CBMM debe comprometer esfuerzos para precisar y superar obstáculos y visualizar su futuro.

  • Cacao
  • Pimienta
  • Chicle

Numerosos estudios demuestran que las plantaciones de cacao donde se utilizan varias especies de sombra presentan niveles más altos de diversidad biológica que otros cultivos tropicales. El árbol del cacao también es útil para reforestar áreas taladas y sus poblaciones pueden convertirse en corredores biológicos entre la selva fragmentada.

El chocolate comercial que actualmente se industrializa contiene una baja proporción de cacao (la mayor parte es azúcar, sólidos de leche y aceites vegetales). En el proceso de búsqueda de alimentos más naturales y el redescubrimiento de los sabores y aromas del cacao puro, en los últimos años se han lanzado al mercado tablillas de chocolate con más de 70% de cacao. Se suma a ello que entre algunos industriales europeos se ha optado por recuperar las variedades criollas olvidadas bajo esquemas de relación directa con los productores. Regiones como la del Soconusco, con una larga tradición en su producción, tal vez estén frente a la oportunidad de recuperar su liderazgo como zona de producción del cacao más fino del mundo.

Este es, sin duda, uno de los productos en los que sería de la mayor importancia colocar un sello, a manera de testigo, que indique al consumidor que su cultivo está asociado a prácticas de buen manejo de la biodiversidad.

Pimienta Gorda. Una alternativa de uso
sustentable de los recursos.

La pimienta gorda es una especie originaria de los bosques tropicales de Centroamérica y el Caribe. En las últimas décadas su producción ha ido en aumento debido al crecimiento de la industria de alimentos preparados. El árbol de la pimienta puede llegar a medir hasta 20 metros de altura. Anteriormente se recolectaba de árboles silvestres.


Hoy, en su mayoría, se siembra en parcelas diversificadas con otras especies, como cedro y caoba o en cultivos de café, cacao y otros frutales. "Para obtener de nuestra materia prima un mayor valor agregado y vivir un cambio real en nuestra región, tenemos que eliminar a los intermediarios y exportar directamente y, después de llevar a cabo algunos estudios de mercado podríamos contar, a mediano plazo, con una planta extractora de aceite de nuestra pimienta gorda…" dice Isidoro García, de la cooperativa de Jotiquetz, de Copainalá.

Los actores de los corredores en los que crece la pimienta encuentran en este producto una alternativa de ingresos, y a la vez, de manejo de la biodiversidad. Desde la perspectiva del CBMM es un producto alrededor del cual conviene apostar esfuerzos en materia técnica, de organización para la producción y para fines de comercialización.
Mediante el consumo de goma natural se está
fomentando una actividad extractiva sustentable.

Con una historia de más de 100 años la explotación del chicle ha demostrado ser sustentable. "Los chicleros se acercan al zapote, árbol donde se extrae el chicle, lo tocan, lo calan con el machete, y luego se trepan y van haciéndole las heridas por las que correrá el latex." Así inicia Fulvio Eccardi la descripción de "Vida de chicleros" que contiene el libro "Biodiversidad y consumo responsable".

"A nosotros nos interesa cuidar la selva. Mi abuelo era chiclero, mi padre también y yo sigo aquí, en el mismo lugar, sacando chicle. Tenemos 44 mil hectáreas de terreno y más de la mitad es selva, lo que llamamos la reserva forestal permanente. Ahí no se permite meter ganado ni cultivar", dice un chiclero de la comunidad de Tres Garantías, al sur de Quintana Roo. 

La extracción de látex alcanzó su máximo nivel cuando en 1943 México exportó a Estados Unidos 8,165 toneladas de goma natural. Después de la segunda guerra mundial se descubrieron sustitutos sintéticos de origen petroquímico, por lo que la explotación del chicle decayó y sólo algunas compañías siguieron utilizando la goma natural. La actividad chiclera sufrió un grave deterioro. De los 20,000 chicleros que había en aquellos años, el número se redujo a alrededor de 1000 en 1994.

El Consorcio Chiclero, resultado de la reciente fusión de cooperativas y de producción rural de los estado de Quintana Roo y Campeche, ha producido una goma de mascar a base de látex orgánico certificado, mezclado con aromas, sabores y aditivos naturales que comercializa en el mercado gourmet europeo.

En torno a la producción de chicle en corredores se impulsan proyectos de asistencia técnica bajo un enfoque empresarial, con el objeto de mejorar las condiciones en las que se extrae y procesa.
     
 
m_img
m_img
m_img
País
Planeta
 
Comentarios
Créditos