English | Español


Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Loading


Ciervo de montaña
(Navahoceros fricki)
Armadillos Berrendos Bisontes Borregos Caballos Camellos Capibaras Castores Perezosos Pecaríes Gonfoterios

Parientes vivos más cercanos: Huemul (Hippocamelus bisulcus)

El "ciervo de montaña", un venado norteamericano grande que al parecer provino de Suramérica, descendiente de los ciervos andinos o al menos fue un pariente cercano de estos últimos al compartir un ancestro en común. Sus fósiles estudiados, muestran que este animal habitó México y EUA desde hace aproximadamente 2 millones de años y hasta el final del periodo glacial, en el límite Pleistoceno-Holoceno.

De 1.3 m de altura al hombro, 2.4 m de largo y unos 230 kg de peso, sus dimensiones lo colocan intermedio entre el venado bura y el wapití. Los fuertes huesos de sus patas y adaptaciones estructurales similares a las de los borregos y cabras monteses le permitieron habitar terrenos montañosos. De manera común sus restos se encuentran en cuevas y en menor medida en lugares a campo abierto como en Tlapacoya, municipio del Estado de México.

Fue un cérvido que se alimentaba de pastos, árboles y arbustos que hallaba en su camino a través de las laderas boscosas de las montañas.

Sus parientes modernos cuentan con gran cantidad de aceite en su pelaje, una condición que les permite mantener su temperatura pese al clima glacial y les ayuda a permanecer a flote cuando se arrojan a lagos, ríos o arroyos para alejarse de algún depredador que los acose. Si el extinto ciervo de montaña contaba con esa adaptación, bien pudo tener las mismas conductas frente a los grandes carnívoros de su época. Al final de la Edad de Hielo, con el calentamiento global, esta adaptación en su pelaje (que en ese momento debió sobrecalentarlo), la escasez de alimento y los cazadores humanos, fueron factores protagonistas para que ocurriera su extinción.

Texto: Sergio de la Rosa

 
Cornudo temporalmente
Como todos los ciervos, sólo el ciervo de montaña macho tenía cornamenta, la cual, mudaba todos los años, se desprendía a comienzos de invierno y en primavera comenzaba el crecimiento de una nueva.


Distribución
Arroyo Cabrales, J., Polaco, O.J. y Johnson, E. 2005. La mastofauna del cuaternario tardío de México. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Bases de datos SNIB-CONABIO proyecto No. G012. México, D.F.

 
Liga Periférico - Insurgentes Sur, Núm. 4903, Col. Parques del Pedregal, Delegación Tlalpan, 14010
México, D.F. | Tel. 5004.5000 | Comentarios y sugerencias | Créditos