Loading

Frontera Sur

México limita al sur con Guatemala y Belice y junto a los cuatro estados ubicados en la línea fronteriza –Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo, que representan el 10.2% de la superficie del país – conforman una región abundante en recursos naturales. La longitud de la línea fronteriza es de 1,146 kilómetros de los cuales 960 kilómetros son compartidos con Guatemala y está delimitada por los ríos Suchiate, el Usumacinta y tres líneas artificiales. Por su parte, 186 kilómetros se comparten con Belice, con una frontera señalada por el cauce del río Hondo.

La región constituye una zona de gran diversidad biológica y es considerada uno de los sitios megadiversos del planeta, por su riqueza hidrográfica, su particular orografía y la variedad de ecosistemas que coexisten, como son la selva tropical y la selva subtropical lluviosa.

En este sentido, el gobierno de México ha emprendido desde hace varios años una serie de acciones para entender y atender las distintas problemáticas que impactan el medio ambiente y los ecosistemas de la frontera sur considerando como eje rector el principio de sustentabilidad ambiental.

Con el objeto de conocer mejor la problemática ambiental de la zona y hacer frente a los problemas identificados (degradación y fragmentación, tala clandestina, tráfico de materias primas, inmigración, actividades agrícolas y ganaderas, entre otros), la CONABIO trabaja con las comunidades locales de México ubicadas en la frontera sur y con las autoridades de Guatemala y Belice.

Cooperación Trilateral México- Guatemala-Belice

En el marco de la cooperación trilateral, la CONABIO ha apoyado a Guatemala y Belice mediante el intercambio de expertos y de información.

Algunos de los temas en que CONABIO ha aportado información o conocimiento para contribuir a la conservación y uso sustentable de la biodiversidad en la Frontera Sur son:

  • Programa de detección de puntos de calor para detección temprana de incendios en Centroamérica, incluyendo la recepción y capacitación de 2 técnicos beliceños.
  • Conservación de la biodiversidad y mejoramiento de la calidad de los recursos forestales, mediante su aprovechamiento sustentable, particularmente mediante el fortalecimiento de capacidades para la gestión territorial sostenible del Corredor Biológico Mesoamericano.
  • Elaboración de un listado de especies presentes en la zona, especificando si se encuentran en alguna categoría de riesgo conforme a la NOM-059-SEMARNAT-2001, con registro en el Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad (SNIB).
  • Identificación de sitios prioritarios en categoría de riesgo, especificando si son prioridad alta, prioridad extrema o prioridad media.
  • Elaboración de un manual de cocodrilo de pantano para el establecimiento de una estrategia regional para atención de la especie y promover su comercio sustentable, trazable y legal, y capacitaciones para el manejo de este manual.
  • Investigación para el incremento de capacidades en especies CITES, incluyendo tortuga blanca, abronias, xenosurios, caoba y dalbergia.
Recepción de expertos del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) de Guatemala.

Proyecto Selva Maya

La Selva maya es el área de bosque tropical más grande de Mesoamérica, compartida por México, Guatemala y Belice. Esta zona cuenta con aproximadamente 20 ecosistemas en un área de aproximadamente 42,300km2, mismos que son amenazados por actividades humanas como la inmigración de personas, las actividades agrícolas y ganaderas, la tala ilegal de bosques y el tráfico de flora y fauna, así como por la disminución de la superficie forestal, la fragmentación y la sobreexplotación de recursos.

El Proyecto “Fomento del Monitoreo de Biodiversidad y Cambio Climático en la región Selva Maya, surge a partir de la necesidad de promover la conservación y el uso sustentable de la Selva Maya y de los servicios ecosistémicos que ésta provee. En 2006, la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) inició acercamientos con la SEMARNAT, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) de Guatemala y el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Belice. Después de seguir los procedimientos técnicos y diplomáticos correspondientes, en 2013 el gobierno alemán aprobó este proyecto y se inició su diseño.

El objetivo del proyecto es fomentar el apoyo en la toma de decisiones a nivel político mediante datos de monitoreo regional de biodiversidad que sean confiables y que puedan ser ofrecidos de manera regular para su seguimiento y evaluación. Como resultado de los trabajos de este proyecto, se espera que este mecanismo concertado de monitoreo contribuya a fortalecer la protección y el manejo sustentable efectivo y coordinado de la región, involucrando a los responsables del manejo de las áreas protegidas y a los actores con incidencia en los corredores biológicos.

Este proyecto es financiado por el Ministerio Alemán de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear (BMUB), a través de la cooperación alemana (GIZ), y tiene como contrapartes oficiales a la CONABIO en México, el CONAP en Guatemala y el Departamento Forestal en Belice.

Adicionalmente, el proyecto cuenta con el apoyo institucional de la Secretaría General del Sistema de Integración Centroamericana (SG-SICA) y de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD). Asimismo, la CONANP es socio estratégico, particularmente por su experiencia en la implementación del proyecto “Protección y uso sostenible de la Selva Maya”  Programa Selva Maya, enfocado en: la conservación de áreas protegidas y diversidad biológica; la planificación del uso de la tierra tomando en cuenta la protección del medio ambiente; las alternativas sostenibles para el aumento de los ingresos de las poblaciones locales; y la gobernanza ambiental a nivel nacional y trinacional en la región de la Selva Maya.

El proyecto también cuenta con el apoyo de la ONG Wildlife Conservation Society (WCS), misma que ha sido líder en el tema de monitoreo de la biodiversidad en Guatemala desde 1992 y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Adicionalmente, el proyecto busca colaborar con actores relevantes para resumir datos, apoyar en el reporte de datos ya existentes y fomentar el apoyo de plataformas externas (eg. Global Forest Watch).

La CONABIO participa en este proyecto mediante el intercambio de experiencias y conocimientos, así como apoyando en la construcción y fortalecimiento de capacidades para el uso de herramientas e información para apoyar la toma de decisiones informada.