English | Español


Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Loading
Pinos y cedros
Catálogo
Referencias
Lecturas recomendadas
Galería de pinos
Galería de cedros
 
Pinos y cedros
 
Plantas
 
 
Imprimir (pdf)
 

Inicio - Especies - Conceptos - La gran familia | Plantas | Pinos y cedros

¿Qué son?
Los pinos y cedros (División: Gimnosperma) son un grupo de plantas vasculares con semilla de origen muy diverso. Fueron abundantes en otras épocas geológicas y actualmente están representadas solo por grupos reducidos. Su característica común es la presencia de “semillas desnudas”. Estas plantas presentan óvulos expuestos en hojas modificadas (megasporófilas) que protegen a la megaspora originada a partir del gameto femenino. Así mismo presentan microesporangios masculinos que se producen en hojas modificadas (microsesporófilas).

En este grupo se encuentran los cipreses, cedros, sabinos, pinos, piñoneros, piñones, abetos, oyameles, pinabetes, y el ahuehuete. También se les ha denominado coníferas debido a que sus semillas se producen en conos. Son plantas leñosas que aparecieron sobre la tierra hace unos 300 millones de años, en el periodo Carbonífero y se fueron formando a lo largo del Mesozoico (250 a 65 millones de años). Se considera que en la era Terciaria (hace 65 millones de años) ya existían las especies actuales. Aunque el número de coníferas es muy bajo comparándolo con el de las plantas con flor (División: Angiospermas), su valor económico las convierte en un grupo muy conocido e importante.

¿Cuántos hay?
México cuenta con poco más de 91 especies conocidas de las 575 coníferas que existen en el mundo y pertenecen a cinco familias: cipreses (Cupressaceae 32 spp.), pinos, abetos y hayarines (Pinaceae 54 spp.), podocarpos (Podocarpaceae 3 spp.), ahuehuete (Taxodiaceae 1) y el tejo (Taxaceae 1).

¿Dónde viven?
Las coníferas ocuparon áreas muy extensas en el pasado. El aumento progresivo de temperatura las relegó a las zonas más frías donde forman grandes bosques. Su distribución original se restringía a las zonas del norte de América, Europa y Asia, entre los 50 a 70 grados de latitud norte.

En general habitan los bosques templados, pero los cipreses, ahuehuetes, tejos y podocarpos, no son tan abundantes como los pinos. Estas especies se distribuyen hacia las vegas de los ríos o en las zonas de perturbación. Los cipreses son especies cosmopolitas mientras los ahuhuetes, pinos, abetos y tejos son especies más bien norteñas y los podocarpos son especies del hemisferio sur.


En particular los pinos se pueden encontrar en casi todos los Estados de la República Mexicana, a excepción de Tabasco, Campeche y Yucatán. Son considerados como el primer género de árboles en distribución y área y constituyen el componente dominante de los bosques de coníferas del país en conjunto con los encinos. Habitan de manera natural por arriba de los 800 metros sobre el nivel del mar. Es decir, están presentes en serranías, elevaciones y en general en los sistemas montañosos del país y rodeadas de desiertos de donde han sido excluidos. Algunas pocas especies habitan altitudes menores como el pino caribeño.

Algunas especies tienen una extensa y variable distribución geográfica.

Comúnmente crecen juntas de tres a cinco especies de pinos en un mismo bosque. La altitud juega un papel determinante en la composición y distribución de las especies de pino. Así mismo, son invasores agresivos de suelos minerales expuestos. Estos suelos se encuentran en áreas montañosas de origen volcánico. De la familia de los pinos sobresalen los abetos u oyameles que tienen especies con distribuciones extremadamente restringidas a pequeñas porciones de la sierra en los estados de Chihuahua y Nuevo León.

¿Cómo son?
Los representantes de este grupo son en su mayoría árboles aunque a veces pueden adoptar la forma de arbustos dependiendo de las condiciones del hábitat. Las características que los relacionan son:

Flores reducidas a sacos polínicos y óvulos, arreglados usualmente en conos.

El polen germina directamente en las paredes del óvulo.

Carecen de vasos en el xilema y células acompañantes en el floema y en lugar de eso tienen células alargadas denominadas traqueidas.


El saco embrionario es de cuatro células.

La fertilización es simple (el vehículo es el aire).

Las gimnospermas son plantas leñosas de crecimiento lento y muy longevas. A este grupo pertenecen las especies más longevas con individuos de más de 4,000 años y las más altas como las sequoias de California. La mayoría tiene ramificación con un solo eje principal (monopódica) y el tejido de crecimiento se ubica en la punta del árbol. El tallo tiene sistema vascular bien definido y la formación de anillos anuales de crecimiento que son un indicador de la edad.

La mayoría de las especies tiene hojas pequeñas con superficies (limbos) estrechos y reducidos. Los pinos en particular tienen hojas en forma de agujas que crecen en fascículos colocados en espiral y algunas veces están protegidas por brácteas. Los cipreses tienen hojas escamosas y las hojas de los ahuehuetes y oyameles son laminillas angostas y pequeñas.

La producción de resina y sustancias aromáticas es muy abundante en los pinos y cipreses ya que el tronco de muchas especies contiene numerosos canales resiníferos. La forma de la copa por lo general sigue un patrón triangular aunque puede variar y en el caso del ahuehuete constituye una copa amplia con las ramas hacia abajo. Su follaje es permanente.

¿Cómo son?
Cada individuo tiene estructuras reproductoras tanto femeninas como masculinas (monoicos). Son flores reducidas a órganos reproductores, generalmente agrupadas en conos o estróbilos. Tienen un eje central al que se unen una serie de escamas o esporofilas. Los conos proseen brácteas además de las escamas o megaesporofilas. Tanto escamas como brácteas se consideran hojas modificadas.  Algunas especies tienen estructuras femeninas sumamente reducidas  a una sola semilla sostenida por un megaesporofilo como en los podocarpos o a la semilla envuelta por una cubierta carnosa denominada arilo como en el tejo.

En los pinos las semillas se desarrollan en conos. Los conos masculinos son mucho más pequeños que los femeninos y nacen al final de las ramas jóvenes generalmente en invierno madurando durante la primavera. Pueden medir de 2 a 12 mm de longitud. Cada cono masculino consta de una serie de escamas que contienen el polen. Los conos femeninos son más grandes que los masculinos y se producen en las partes medias y bajas del árbol. El polen de los conos masculinos fecunda los conos femeninos ya sea del mismo árbol o de árboles aledaños y se produce un embrión.  Los conos de algunos miembros de la familia permanecen cerrados en el árbol durante varios años hasta que un estímulo como por ejemplo el fuego, causa que se abran y suelten las semillas. Esta condición exclusiva se denomina serotinia.

¿Cómo viven?
La gran mayoría, excepto los podocarpos son especies adaptadas a las condiciones climáticas de zonas frías. Soportan bajas temperaturas invernales. En el caso de los pinos y cipreses, se han adaptado a la poca disponibilidad de agua, duro frío invierno y corta duración de lluvias. Los pinos mayormente están adaptados a los incendios naturales ya que han desarrollado una corteza externa gruesa como defensa. Algunas de ellas son favorecidas por el fuego que ayuda a la germinación de sus semillas. Sus hojas están cubiertas de resina lo que las protege contra la desecación. Los pinos son la base de soporte de los bosques templados del país, generando numerosos servicios de captación de agua de lluvia, retención de agua de suelo y formación del mismo.

Los podocarpos y el ahuehuete crecen en los bosques de ribereños o de galería y el segundo puede alcanzar dimensiones impresionantes. Estos forman un ecosistema particular que muchas veces es refugio de fauna y flora alrededor de las corrientes de agua.

¿Cómo los usamos?
Las coníferas mexicanas representan el sustento de toda la industria forestal. De ellas se extraen muchos productos desde la madera, resina, astillas, postes, acículas, conos, semillas.  Se usan para fabricar celulosa y papel. Su madera se emplea para construcción de muebles, casas, postes, durmientes, cajas de empaque, contrachapas, instrumentos musicales, artesanías y como combustible. También su resina se emplea. A nivel local algunas especies se utilizan para cosechar sus semillas que son comestibles, o con fines ornamentales e incluso medicinales.

De manera general, de las coníferas se obtienen productos forestales como madera, pulpa para elaboración de papel, productos químicos como resinas, barnices, trementinas, etcétera. También son empleadas como plantas ornamentales en parques y jardines particularmente en el caso de cipreses y ahuehuetes.

Los pinos revisten gran importancia debido a que prácticamente todas las especies de pino son utilizadas para elaborar maderas aserradas. Algunas especies se utilizan en la obtención de madera producción de celulosa y papel chapas de madera cosecha de piñones.

¿Cómo puedes ayudar?
En México existen varias especies catalogadas en algún grado de riesgo: En peligro extinción (8 especies), amenazadas (4 especies) y  sujetas a protección especial (25 especies).

La relevancia de los abetos es más bien un interés científico y de conservación ya que al ser sumamente escasos muestran la evidencia de la amplia distribución que antaño tenían las coníferas en el territorio mexicano. Pero en los otros casos de especies amenazadas, la causa principal es la presencia del fuego que amenaza sus poblaciones. Es importante manejar responsablemente el fuego y evitar incendios accidentales que podrían afectar las poblaciones de las especies consideradas en peligro.

En condiciones naturales las especies de coníferas pueden colonizar zonas desprovistas de vegetación y regenerar el bosque. Sin embargo, más allá de ciertos límites de extracción de madera, estos mecanismos naturales de regeneración dejan de operar. Para garantizar la permanencia de los bosques se requiere contar con planes de manejo apropiados y autorizados. El saqueo ilegal de madera constituye uno de los problemas principales a los que se enfrentan este tipo de especies. Es posible ayudar a la vigilancia de la operación de estos programas de manejo examinando el origen de la madera que es utilizada por el público. Evita comprar madera de procedencia ilegal.


 
m_img
Especies
m_img
m_img
Planeta