English | Español


Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Loading

Lombrices y gusanos marinos
Catálogo
Referencias
Galería
 

Lombrices y gusanos marinos
 
Animales
 
 
Imprimir (pdf)
 

Inicio - Especies - Conceptos - La gran familia | Animales | Lombrices y gusanos marinos


Las lombrices de tierra y los gusanos marinos, así como las sanguijuelas (Phylum: Annelida) son animales de cuerpo redondo y segmentado, esto quiere decir que sus partes tanto externas como internas se repiten a lo largo del cuerpo. De hecho, su nombre científico, proveniente del latín anellus, que significa “anillado”, hace referencia a esta característica. En cada segmento se repiten los órganos del sistema excretor, locomotor y circulatorio, mientras que las estructuras de los sistemas nervioso, digestivo y muscular mantienen unido al gusano. Las únicas partes que no se repiten son la cabeza y la región terminal del cuerpo, donde se encuentra el ano. Otra característica distintiva de estos animales es la presencia de pequeñas espinas en la superficie del cuerpo llamadas “quetas”.

Algunas especies son muy pequeñas y viven entre los granos de tierra o arena, mientras que otras miden más de 3 m de longitud, como el gusano tubícula gigante (Riftia pachyptila), que vive a grandes profundidades del océano y la lombriz gigante (Megascolides australis) de Australia.

Actualmente no está bien establecida su clasificación, pero algunos autores los separan en tres grupos (Clases): los gusanos de arena, gusanos de tubo y nereidos (Clase: Polychaeta); las lombrices de tierra y agua dulce (Clase: Oligochaeta) y las sanguijuelas (Clase: Hirudinea) (Klemm, 1982; Puranik, 2007).

Existen cerca de 17, 000 especies descritas de las cuales 1, 393 se encuentran en México, pero se estima que hay muchas más por descubrir (Brusca, 2005; CONABIO, 2008).

Lombrices y gusanos marinos

Estos gusanos han invadido prácticamente todos los hábitats en los que hay suficiente cantidad de agua disponible. Son particularmente abundantes en el mar, tanto en aguas superficiales como en el fondo marino, pero también son frecuentes en agua dulce y muchos de ellos viven en ambientes terrestres húmedos.

Sus formas de alimentación muy son variadas. Algunos gusanos marinos y de agua dulce se arrastran por el fondo y son depredadores de pequeños invertebrados, otros excavan galerías o se entierran en el suelo y crean corrientes para alimentarse del sedimento suspendido, mientras que algunas especies lo filtran de la columna de agua.

Los gusanos terrestres también excavan galerías e ingieren la tierra conforme se desplazan. Otros son parásitos, las sanguijuelas por ejemplo se alimentan succionando la sangre u otros líquidos corporales de su presa.
 
Tienen un poder de regeneración relativamente bueno, algunos inclusive son capaces de regenerar casi cualquier parte perdida del cuerpo. La regeneración además de ser utilizada en caso de daño causado por algún enemigo sirve para la reproducción asexual, es decir, pueden generar individuos completos a partir de segmentos aislados sin la necesidad de una pareja del sexo opuesto. Este fenómeno se produce espontánea y naturalmente y sirve como una estrategia reproductora muy eficaz.

Estos animales son de importancia médica y agrícola. La sanguijuela Hirudo medicinalis ha sido empleada ampliamente para reducir los moretones en zonas del cuerpo difíciles de tratar quirúrgicamente y para evitar dejar cicatrices. Además producen valiosas sustancias químicas con propiedades anestésicas, vasodilatadoras y anticoagulantes que se están estudiando para su posible aplicación médica. Por su parte los agricultores aprecian las lombrices de tierra puesto que oxigenan el sustrato al removerlo y sus excrementos mejoran la textura del terreno.

 
 
m_img
Especies
m_img
m_img
Planeta