English | Español
Loading
Grillos y saltamontes
Catálogo
Referencias
Lecturas recomendadas
Galería
Insectos
 
 

Inicio - Especies - Conceptos - La gran familia | Animales | Insectos | Grillos y saltamontes

¿Cómo son?
Son de cuerpo pequeño, de menos de cinco centímetros, pero algunos alcanzan los doce centímetros de largo. El cuerpo está dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza se encuentran las antenas, ojos generalmente grandes y el aparato bucal tipo masticador. Del tórax salen dos pares de alas, las delanteras están engrosadas y sirven como cubierta de las alas traseras, las cuales son delgadas, membranosas y se repliegan hacia atrás cuando no se usan. Sin embargo, muchas especies tienen alas reducidas o ausentes.

Tienen también tres pares de patas. El par frontal y medio son de tamaño mediano y en ocasiones tienen espinas, mientras que las patas posteriores son mucho más grandes y están adaptadas para dar grandes saltos. El abdomen es cilíndrico y en él se encuentran los órganos sexuales.

A diferencia de las moscas, escarabajos, mariposas y otros insectos, los grillos y saltamontes no tienen metamorfosis completa, es decir, no atraviesan la etapa de pupa o crisálida. Pasan de huevo a ninfa, etapa en la cual ya tienen el aspecto de un adulto pero en pequeño y finalmente llegan a adulto.

¿Cómo viven?
Hay especies de hábitos tanto diurnos como nocturnos. Son insectos principalmente herbívoros, alimentándose de las hojas, tallos y flores de las plantas, aunque también hay especies depredadoras que se alimentan de otros insectos.
Normalmente son solitarios pero bajo determinadas condiciones, algunas especies pueden hacerse gregarias y convertirse en importantes plagas agrícolas. Por ejemplo, la plaga que aparece mencionada en la Biblia, Schistocerca gregaria, puede hacerse tan abundante que oscurece el suelo y el cielo cuando migran a otros lugares y se alimentan de las plantas que encuentran a su paso.

El famoso sonido que caracteriza a estos insectos, denominado “estridulación”, lo producen los machos para atraer a las hembras, ya sea frotando sus alas entre sí o frotando las patas traseras con las alas posteriores.

Los órganos de audición en los Ensifera se encuentran en la base de las patas anteriores, mientras que en los Caelifera se ubican en el primer segmento del abdomen.

 
m_img
Especies
m_img
m_img
Planeta