English | Español


Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Loading
Escarabajos
Catálogo
Referencias
Lecturas recomendadas
Galería
 
Logo-small-white
Escarabajos
 
Insectos
 
 

Inicio - Especies - Conceptos - La gran familia | Animales | Insectos | Escarabajos

¿Qué son?
Los escarabajos (Orden Coleoptera) son el grupo de insectos más rico en especies, comprende a catarinas, gorgojos, luciérnagas y por supuesto a los escarabajos. Su nombre deriva del griego koleos que significa estuche, y pteron alas, es decir “alas en forma de estuche”.

Se dividen en cuatro grupos (subórdenes):
Polyphaga (de poly muchos, y phago alimento) es por mucho el suborden más grande, con aproximadamente el 85 % de las especies conocidas, incluye las luciérnagas, cascarudos, catarinas, escarabajos de cuernos largos y gorgojos. Tienen una dieta muy variada: se alimentan de plantas, hongos, moho, insectos y algunos son parásitos.

Adephaga (de adephagos, glotón) incluye a los escarabajos tigre, escarabajos de tierra y escarabajos acuáticos, la mayoría son depredadores.

Myxophaga (de myxo hongo o moho, y phago alimento) es un grupo reducido, con menos de 100 especies. Son de tamaño pequeño y viven en hábitats acuáticos o tienen hábitos intersticiales es decir, viven entre granos de arena. Se alimentan de moho, hongos y algas.

Archostemata contiene cinco familias y alrededor de 50 especies y muchos están asociados con la madera (Madison, 2000). Este grupo se considera el más primitivo de los escarabajos.

¿Cuántas hay?
A nivel mundial se conocen alrededor de 358,000 especies descritas, lo cual corresponde a aproximadamente 40% del total de insectos y 30% de animales (Costa, 2000). Están agrupados en 165 familias a nivel mundial (Lawrence y Newton, 1995), pero para Latinoamérica se conocen 129 familias; 6,704 géneros y 72,479 especies (Costa, 2000).

En México se reconocen 114 familias (Lawrence y Newton, 1995) y se estima la existencia de más de 35,500 especies de coleópteros mexicanos (Morón y Valenzuela-González, 1993).

Sin embargo, a pesar de esta riqueza, el trabajo taxonómico es todavía muy pobre, ya que muy pocas familias han sido relativamente bien estudiadas, mientras que de la mayoría es poco lo que se conoce.

¿Cómo son?
El cuerpo de los adultos es duro, compacto y varía considerablemente de tamaño, hay especies diminutas que miden desde una fracción de milímetro hasta algunas que miden más de 7.5 cm de largo. Su cutícula o exoesqueleto está compuesta por quitina (polisacárido) y por escleroproteínas que le dan rigidez. Las coloraciones pueden ir desde negras hasta combinaciones de colores llamativos, algunas veces con brillos metálicos o iridiscentes.

Su cuerpo está dividido en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza presentan un par de antenas, un par de ojos y el aparato bucal tipo masticador. En el tórax se insertan tres pares de patas y dos pares de alas. Éstas últimas son una característica distintiva de los coleópteros (y de ahí su nombre), puesto que el par de alas anterior está modificado en cubiertas rígidas e impermeables llamadas élitros, que cubren y protegen las alas posteriores membranosas con las que vuelan, a veces reducidas o ausentes, y el cuerpo.

Algunos escarabajos poseen estructuras llamativas como cuernos, mandíbulas, patas o antenas enormes, espinas y protuberancias de gran variedad de formas que pueden salir de diferentes partes del cuerpo.

Las larvas de los escarabajos son muy distintas en apariencia respecto a los adultos, pero una vez que atraviesan un proceso conocido como metamorfosis, adquieren las características con los cuales los reconocemos.

¿Cómo viven?
La mayor parte se alimenta de diferentes partes de plantas vivas: raíces, tallos, follaje, flores, polen, frutos, o semillas; inclusive algunos se meten entre los tejidos de la planta, causándole malformaciones llamadas agallas. También los hay depredadores de otros insectos y organismos pequeños. Otros comen hongos (es decir, son fungívoros) que se desarrollan en sitios húmedos, con gran cantidad de materia orgánica en descomposición.

Tanto larvas como adultos de muchas especies contribuyen al procesamiento del sustrato y en el reciclaje de nutrientes, por lo que constituyen elementos importantes en las redes tróficas y en la dinámica de los ecosistemas.

Por ejemplo, en las zonas tropicales son el principal grupo de insectos que utiliza estiércol, carroña e inclusive frutos en descomposición como fuente de alimentación y reproducción.


¿Dónde viven?
Se encuentran por todo el mundo y en todos los ambientes (excepto en mar abierto), los hay tanto de hábitos diurnos como nocturnos. Viven bajo las piedras, en el follaje, en los tallos, flores y frutos de las plantas, en el suelo, entre la hojarasca y sobre o bajo la superficie del agua o la tierra. Algunos se han adaptado a vivir dentro de colonias de hormigas o termitas, sin que éstas les hagan daño.

La mayoría son animales de vida solitaria y terrestre, pero también existen especies parásitas, especies gregarias y otras más que viven en cuerpos de agua dulce.

Muchos escarabajos son plagas tanto agrícolas como de alimentos almacenados, por lo que llegan a causar severas pérdidas económicas. Por ejemplo, las plagas de “gallinas ciegas”, nombre que se les da algunas larvas de escarabajos, dañan las raíces de plantas productoras de granos básicos y hortalizas; mientras que las de “gorgojos” atacan los granos de maíz, frijol y arroz almacenados.

¿Cómo los usamos?

En muchos países se practica la “coleopterofagia”. En México se tienen registradas 126 especies comestibles de escarabajos, tanto de hábitos terrestres y acuáticos, que se consumen tanto en estado inmaduro como adulto, por ejemplo los “gusanos de los palos” y las “virgencitas”. Son ricos en proteínas y albergan diversas substancias grasas, particularmente en estado larvario, que es cuando el sabor es más exquisito. En general, los escarabajos se ingieren asados, otras veces fritos o mezclados con huevo o con alguna hierba comestible del lugar.

Por su belleza y diversidad de formas, tamaños y colores, muchas personas utilizan los escarabajos como objetos de colección. De hecho, los humanos se han sentido siempre fascinados por los escarabajos, y su culto se puede remontar a 2, 500 a. C, cuando los antiguos egipcios los relacionaban con divinidades de la creación, representándolos constantemente en templos, pirámides, tumbas y papiros.

Dado que muchos son depredadores de otros insectos y animales, son utilizados en programas de control biológico para erradicar o diezmar las poblaciones de plagas que dañan los cultivos agrícolas.

¿Cómo puedes ayudar?
Muchos escarabajos tienen requerimientos ecológicos y ambientales muy estrictos; al transformar los lugares donde viven se afecta la sobrevivencia de sus poblaciones, por eso, cuando salgas a pasear no maltrates los árboles ni tires basura, mejor disfruta el lugar pero sin dañarlo.

 


 
m_img
Especies
m_img
m_img
Planeta