English | Español

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad
Loading
Caracoles, almejas y pulpos
Referencias
Lecturas recomendadas
Galería
 
Caracoles, almejas y pulpos
 
Animales
 
 
Imprimir (pdf)
 

Inicio - Especies - Conceptos - La gran familia | Animales | Caracoles, almejas y pulpos


Los caracoles, almejas y pulpos pertenecen al grupo de los moluscos (Phylum: Mollusca). Su nombre deriva del latín molluscus, que significa suave, haciendo referencia al hecho de que tienen un cuerpo blando, sin embargo, la mayoría están protegidos de las condiciones adversas o del peligro por una concha calcárea dura. Su tamaño es muy variable, hay almejas que miden menos de 1 mm hasta el calamar gigante, que puede alcanzar 20 m de largo.

Existen ocho grupos de moluscos. Los caracoles  y babosas (Clase: Gastropoda) junto con los mejillones, ostras, ostiones y almejas (Clase: Bivalvia) comprenden alrededor del 98 % de los moluscos. El resto está integrado por los pulpos, calamares y nautilos (Clase: Cephalopoda); quitones (Clase: Polyplacophora); monoplacóforos (Monoplacophora), las concha colmillo de elefante (Clase: Scaphopoda) y aquellos que tienen cuerpo de gusano y carecen de concha (Clase: Aplacophora) (Barnes, 2001; Brusca y Brusca, 2005).

Su cuerpo se compone de forma general de tres partes: la masa visceral, la cabeza-pie y el manto. La masa visceral contiene los sistemas digestivo, excretor, reproductor y el corazón. La cabeza da origen a dos pares de tentáculos; un aparato bucal con pequeños dientes especializados para raspar el alimento (rádula) y a una estructura carnosa con la que se desplazan llamada “pie”. El manto es un crecimiento de la superficie del cuerpo que produce la concha y donde además ocurre la respiración (Chapman, 1997; Haszprunar, 2002; Rusell, 2007).


Siguiente
 
m_img
Especies
m_img
m_img
Planeta