English | Español


Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Loading

Inicio - Ecosistemas - Arrecifes




Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

     

Nombres: Arrecifes de coral, arrecifes coralinos, arrecifes rocosos

Descripción: La franja intermareal, o línea de costa, es el único lugar que se encuentra sometido al ritmo diario de las mareas. Esta zona queda completamente sin agua en mareas bajas (zona supralitoral) y totalmente sumergida en periodo de mareas altas (zona infralitoral). Dentro de esta zona se forma un sistema abierto el cual mantiene un constante intercambio de materia y energía entre la zona marina y la terrestre. En esta zona existe una gran productividad de fitoplancton que alimenta a la gran cantidad de organismos bentónicos (organismos que se encuentran en el suelo marino). La productividad de la zona intermareal le da un papel muy importante en la cadena alimenticia y un gran beneficio a los demás ecosistemas marinos. En la franja litoral, encontramos costas rocosas y costas arenosas: 

Coralinos: Los organismos encargados de la formación de los arrecifes coralinos y de formar su estructura básica, son los pólipos de coral. Estos pequeños animales pertenecen junto con las medusas y anémonas al grupo de los cnidarios (del griego, cnide, ortiga y del latín arium, arma), (Phyllum: Cnidaria). Los corales son animales que viven unidos formando colonias de hasta miles de individuos llamadas coral. Al conjunto de varias colonias de diferentes especies de coral las conocemos como arrecifes coralinos.

Los arrecifes coralinos según su origen, configuración y situación con respecto a tierra firme son catalogados en: Arrecifes costeros: de aguas someras, bordeando costas, muy cerca de la costa o separados por un estrecho brazo de agua de poca profundidad; Arrecifes de barrera: dispuestos paralelamente a la costa, pero muy alejados de ella, casi siempre separados por un canal que puede tener, en algunos casos hasta 100 metros de profundidad. Estos arrecifes son de mayor tamaño que los costeros; Arrecifes de plataforma: de forma plana y alargada en su parte superior que se debe a la acción de los vientos y las corrientes; Atolones: anillos de islas de coral, que generalmente se encuentran en mar abierto y están asociados a conos volcánicos.

Rocosos: Otro tipo de arrecifes no menos importantes que los coralinos son los arrecifes rocosos, formados por bloques de roca de diferentes tamaños distribuidos en el fondo que sirven de sustrato a una infinidad de algas e invertebrados así como refugio de peces, estos se encuentran en el norte del Golfo de California y en sus islas y en las costas de Sonora y Sinaloa. 

Artificiales: Recientemente se han creado arrecifes artificiales constituidos por bloques de rocas de gran tamaño, estructuras de barcos hundidos y pilotes de cemento. Todos ellos sirven de refugio y sustrato a muchos organismos invertebrados y vertebrados, incluyendo a los propios corales. La creación de arrecifes artificiales tiene la función de disminuir la presión sobre los arrecifes naturales, además de crear más sitios de refugio y reproducción de peces que actúen como repobladores de otros sitios y crear sitios alternativos para el buceo. Se han construido arrecifes artificiales en el Golfo de California, Guerrero, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Distribución: Los arrecifes se encuentran dentro de una franja que se forma entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio y generalmente del lado oriental de los continentes. Esto se debe a que los grandes sistemas fluviales desembocan en las costas oeste de los  continentes  arrastrando sedimentos que enturbian las aguas.  En México, se puede regionalizar a los arrecifes en tres zonas: La costa del Pacífico que incluye los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Colima,  Jalisco, Michoacán, Guerrero y Oaxaca).  Las costas de Veracruz y Campeche, y  por último, la costa oriental de la Península de Yucatán, que corresponde desde isla Contoy, Xcalak, hasta Banco Chinchorro. En esta ultima zona, se encuentra una parte de la segunda barrera arrecifal más grande del mundo, el “arrecife mesoamericano”. El área estimada que ocupan los arrecifes en el país es de aproximadamente cerca de 1,780 kilómetros cuadrados. Comúnmente, los arrecifes pueden existir desde a unos pocos centímetros de la superficie hasta 50 metros de profundidad.

Clima: En general, en las aguas mexicanas el clima es subtropical a tropical, con una temperatura media anual de 26° a 28°C.  Las condiciones para el crecimiento óptimo en los arrecifes de coral son temperatura entre los 22° a 28°C, intensidad luminosa alta y concentración baja de nutrientes.

Flora y fauna: En México el número de corales formadores de arrecifes es de aproximadamente 60 especies, entre el 8 y el 10 % de todas las especies conocidas en el mundo. La zona con mayor riqueza de especies de corales duros es el Caribe y Golfo de México donde viven alrededor de 45 a 60 especies. En el Pacífico se han registrado un máximo de 17 especies. Los corales blandos en México suman aproximadamente 50 especies.

Para que estos pequeños organismos lleguen a construir los grandes arrecifes que actualmente se conocen, los pólipos utilizan algunas sustancias disueltas en el mar transformándolas en carbonato de calcio, compuesto del que están hechos los corales. Los pólipos secretan su propio esqueleto de carbonato de calcio ayudados por unas pequeñas algas unicelulares llamadas zooxantelas (del griego, zion, animal y xanthos, amarillo). Con ellas los pólipos tienen una relación simbiótica (relación que beneficia a organismos de distintas especies), alga-coral, donde las algas depositan el carbonato de calcio de una manera mucho más rápida, y le proporcionan sustancias elaboradas por la fotosíntesis al coral. Los corales a su vez proporcionan sustrato para las algas.

No todos los corales son formadores de arrecifes. A los formadores de arrecifes se les conoce corales duros o hermatípicos (del griego, hermai, pilar de piedra y típico, característico de) y son los únicos que llevan a cabo la relación simbiótica con las zooxantelas. Y a los corales no formadores de arrecifes se les conoce como corales blandos o ahermatípicos. A diferencia de los corales duros, estos últimos no tienen relaciones simbióticas y su esqueleto es interno.

Además de los corales, una gran cantidad de especies como isópodos, anfípodos, poliquetos, anémonas, esponjas, moluscos, crustáceos, gran cantidad de peces de diferentes formas y tamaños viven en los arrecifes.

Las algas son uno de los grupos más importantes en los arrecifes por las funciones que realizan como alimento, producción de oxígeno, entre otras. En estos ecosistemas viven algas verdes (División Chlorophyta), algas rojas (División Rhodophyta) y algas pardas o cafés (Phylum Heterokontophyta).

Servicios ambientales: Los arrecifes coralinos son lugares con una gran importancia ecológica y se les conoce como hábitats críticos por su diversidad de funciones. Juegan un papel muy importante en la dinámica costera al prevenir la erosión y disminuir la fuerza del oleaje, además de constituir la estructura de protección más efectiva contra el fuerte afecto de las tormentas tropicales y huracanes. Todos estos organismos tienen una participación muy importante dentro del ecosistema, algunos como productores primarios, constructores del mismo arrecife, filtradores y depredadores. Los arrecifes son lugares de crianza, refugio, alimentación y reproducción de muchas especies de invertebrados y vertebrados principalmente de especies de carácter comercial dando alimento a una gran parte de la población mexicana.

Impactos y amenazas: Extracción o sobreexplotación de material coralino y de otros organismos que conforman el arrecife, la sobre colecta de especies ornamentales como el coral negro (Antipathes sp.), peces, anémonas, y otros invertebrados como animales de acuarios; construcción de infraestructuras como puertos, marinas y diques para la navegación, extracción de material para construcción (arena y piedra caliza) y dragado de puertos y canales; actividades turísticas no reguladas o controladas; contaminación de pesticidas, fertilizantes y basura, proveniente de zonas agrícolas y urbanas, junto con la sedimentación resultado de la erosión de zonas con un mal manejo forestal. El sedimento junto con la basura y los pesticidas sofocan a los pequeños pólipos de coral causando su muerte.

El aumento de temperatura en el mar resulta en el “blanqueamiento” de los corales. Este fenómeno sucede cuando las algas simbiontes mueren o son expulsadas de los pólipos debido a un aumento brusco de temperatura, a la radiación solar, alta concentración de sedimentos,  nutrientes y a diferentes enfermedades. Los blanqueamientos de coral han aumentado. En los últimos 30 años se tienen registrado varios eventos drásticos de este fenómeno (1983, 1987, 1991, 1998, 2002 y 2005).

Legislación: Las leyes mexicanas que protegen estos ecosistemas son La Ley General de Equilibrio y Protección al Ambiente (LEGEEPA), la NOM-059-SEMARNAT-2010 (enlista a las especies de flora y fauna en alguna condición de riesgo) y la NOM-022-SEMARNAT-2003 (establece la preservación, conservación, y restauración, de los humedales costeros).

 
  • Sitios prioritarios

En México existen sistemas arrecifales muy importantes como:

Golfo de México

Área de Protección de Flora y Fauna Sistema Arrecifal


Lobos-Tuxpan
Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano
Banco de Campeche
Parque Nacional Arrecife Alacranes

   

Caribe

Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos



Sistema Arrecifal Mesoamericano
Parque Nacional Arrecifes de Cozumel
Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro
Parque Nacional Arrecifes de Xcalak
Reserva de la Biosfera Arrecifes de Sian Ka´an


Pacífico

En la zona del Pacífico los arrecifes son relativamente pequeños y se encuentran geográficamente aislados entre sí.

   

Península de Baja California
Parque Nacional Cabo Pulmo


Bahía de La Paz
Los Frailes

Costas de Nayarit
Isla Jaltemba
Bahía Banderas

Costas de Jalisco

Bahía Tenacatita
Islas Marietas
Cabo Corrientes
Zihuatanejo

Costas de Oaxaca

Puerto Escondido
Puerto Ángel
Parque Nacional Huatulco

   


  • Conservación

Más del 10% de los arrecifes en el mundo se encuentran deteriorados gravemente. En 1994 surgió una iniciativa de carácter Internacional de Arrecifes (ICRI por sus siglas en inglés) apoyada por diferentes gobiernos y organizaciones de carácter internacional. Su objetivo es implementar programas a nivel local, nacional e internacional sobre la conservación, restauración y uso sustentable de los arrecifes.

Actualmente existen 13 áreas naturales protegidas (ANP) que incluyen zonas con arrecifes, nueve de ellas se encuentran en el Golfo de México y Mar Caribe y las restantes se encuentran en el Pacífico y Golfo de California. También dentro del marco de la Convención de Humedales de Importancia “RAMSAR” se han incluido zonas con arrecifes de coral. De los 51 sitios mexicanos inscritos dentro de la convención, 11 tienen arrecifes.






  • Referencias
Dubinsky, Z. & Stambler, N. (2011). Coral reef: An Ecosystem in Transition. (1ra Edición) New York. Springer. pp. 552.
Lara-Lara, J.R., et al. 2008. Los ecosistemas costeros, insulares y epicontinentales, en Capital natural de México, vol. I: Conocimiento actual de la biodiversidad. CONABIO, México, pp. 109-134.
Levinton, J. S. 2009. Marine Biology: function, biodiversity, ecology. (3ra edición) Oxford University Press. N.Y.  pp. 588.
Ruppert, E.E. & Barnes, R.D. (1996) Zoología de los invertebrados. (6ta Edición) México: McGraw-Hill Editores. pp 1114.
Sánchez, O., et al. (Ed). 2007. Perspectivas sobre conservación de ecosistemas acuáticos en México. México: Fish and Wildlife Service; Instituto Nacional de Ecología; Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pp. 293.
Vallejo, S.S. & Gonzales, N.E. (1993). Biodiversidad Marina y Costera de México. (1a. Edición) México: Regina de los Angeles, S.A. pp 865.



  • Sitios web
Reefbase
Ocean Data Viewer
International Coral Reef Initiative
Coral Reef Alliance
Sociedad Mexicana de Arrecifes Coralinos



  • Lecturas recomendadas
Aburto, O. 2007. El pargo amarillo: depredador de los arrecifes rocosos. CONABIO. Biodiversitas, 73:8-11
Aguilar, V., M. Kolb, D. Hernández, T. Urquiza, P. Koleff. 2008. Prioridades de conservación de la biodiversidad marina de México. CONABIO. Biodiversitas, 79:1-15
Bonilla, H.R., y Martínez, R.E. Estado actual de los corales arrecifales en México: especies en riesgo.
Castañeda, F. L., Loaiza, V.R., Pérez, V.S., Martínez, T,I., Sánchez, C.A., Turk, B.P., et al. Importancia de los arrecifes rocosos del norte del Golfo de California. Pesquerías sustentables.
Instituto Nacional de Ecología. Conservación y uso sustentable de los arrecifes en México.
Romeo, E. 1995. El arrecife como recurso. CONABIO. Biodiversitas 3:8-13.
Semarnat. Arrecifes de coral.


 
Liga Periférico - Insurgentes Sur, Núm. 4903, Col. Parques del Pedregal, Delegación Tlalpan, 14010
México, D.F. | Tel. 5004.5000 | Comentarios y sugerencias | Créditos